domingo, 7 de agosto de 2011

XIV Congreso del PCV, Prográma

PROGRAMA DEL PCV
APROBADO EN EL XIV CONGRESO DEL PCV.
CAPÍTULO I
CAPÍTULO II
EL MUNDO DONDE VIVIMOS
CAPÍTULO III
ASPECTOS SOCIOECONÓMICOS
1) EL TERRITORIO NACIONAL
a) La población
b) Aspectos Socio-ecocómicos

c) Recursos naturales
d) Ordenamiento territorial
e) Ambiente
2) LA ECONOMÍA
a) El capitalismo de Estado
b) Concentración, centralización y monopolios
c) Pequeña y mediana propiedad. Sectores pre-capitalistas
d) La industria petrolera
e) Capital imperialista
f) La dependencia
g) La situación agraria
h) Algunos cambios fundamentales
CAPÍTULO IV
SOCIEDAD Y ESTADO
1) LAS CLASES SOCIALES
a) La clase obrera
b) El movimiento sindical
c) El campesinado
d) La pequeña burguesía y las capas medias
e) La burguesía
f) La situación de la mujer
g) La situación de la juventud
2) EL ESTADO
a) Los Poderes Públicos
b) La Fuerza Armada Nacional
c) Los partidos políticos
d) El sistema educativo
e) La situación médico-asistencial
f) Los medios de comunicación social
g) Iglesias y religión
CAPÍTULO V
LA REVOLUCIÓN ANTIIMPERIALISTA, ANTIMONOPOLISTA Y LA PERSPECTIVA
SOCIALISTA
CAPÍTULO VI
PUNTOS PROGRAMÁTICOS
1) El Estado y los órganos de poder
2) El capital imperialista y los monopolios locales asociados
3) Industrias básicas
4) Institutos financieros y grandes empresas industriales de transporte y comercio
5) El territorio, las transformaciones agrarias, los recursos naturales renovables y la
defensa del medio ambiente
6) Condiciones de vida de los trabajadores, mujeres, niños, niñas, adolescentes y
ancianos. Los indígenas
7) La educación, la salud, la vivienda, el deporte, la recreación y la cultura
8) Política Exterior
CAPÍTULO I
1. El Partido Comunista de Venezuela es el Partido Político de la clase obrera y las y los
trabajadores en general, su vanguardia, su forma superior de organización, que defiende
consecuente y tenazmente sus intereses y los del pueblo que se funden con los de la nación
venezolana. Su ideología es el marxismo-leninismo, teoría científica, probada para guiar a todo el
pueblo trabajador en la toma del poder político hacia la construcción de una nueva sociedad, la
socialista, fase inicial de la sociedad comunista, basada en el trabajo de todos, en la justa
distribución de la riqueza social y en la que existirán la auténtica democracia, la libertad y el
progreso.
2. Para llegar a esa nueva sociedad se requiere abolir el sistema de explotación del hombre por el
hombre, sistema establecido sobre la supuesta legitimidad de la propiedad privada de los medios
de producción y en la práctica fundamentado en la violencia que ejerce una minoría de la
población, la burguesía, en contra de los derechos de la inmensa mayoría, las y los trabajadores.
3. Las y los trabajadores y el pueblo, por medio del aparato del Estado socialista, dirigirán como
propiedad social los medios de producción, y protegerán la propiedad personal, producto del
trabajo.
4. La construcción de la sociedad socialista científica sólo es posible a través de un proceso de
luchas en las cuales la clase obrera y demás explotados se enfrentan a sus explotadores. Este
proceso es el de la Revolución para expropiar a los expropiadores, y que no puede ser producto de
la espontaneidad y de la improvisación
5. La transformación revolucionaria de la sociedad es obra de la clase obrera, que actúa
estrechamente unida al campesinado pobre y demás capas aliadas para poder vencer en la lucha
de clases contra sus enemigos. Más, el triunfo de las fuerzas revolucionarias de la sociedad sólo
será factible si éstas cuentan con dos elementos fundamentales: un partido de vanguardia que
exprese los intereses de clase de los explotados y la ideología capaz de conducir a las masas a las
sucesivas metas del proceso y poder alcanzar la victoria definitiva. Igualmente, el triunfo exige
combinar dialécticamente las condiciones objetivas para la revolución con las condiciones
subjetivas de la vanguardia y de las masas populares.
6. Desde hace más de ochenta años las y los comunistas hemos luchado con grandes sacrificios
por desempeñar cabalmente el papel de vanguardia de los trabajadores de la ciudad y del campo,
sin prepotencia, pero con firmeza, sin exclusiones de las demás fuerzas democráticas, progresistas
y revolucionarias que, como nosotros, ansían también un profundo cambio social. También nos
hemos esforzado por estudiar la realidad nacional, por asimilar las enseñanzas que se desprenden
del proceso revolucionario y las experiencias de los demás pueblos, para poder trazar un rumbo
cierto a la revolución en nuestro país y plantearlo como salida a nuestro pueblo.
7. Este es el sentido del Programa que presentamos a la consideración de los venezolanos,
basado en el estudio de la realidad nacional. Un Programa revolucionario para todas y todos
aquellos que compartan la idea de la necesidad urgente de impulsar las necesarias
transformaciones antiimperialistas, liberadoras y democráticas, que abran paso a la construcción
del Socialismo científico, que es la sociedad de los trabajadores de la ciudad y del campo, tanto
manuales como intelectuales.
8. Las y los comunistas concebimos la política como una acción fecunda al servicio de las masas
trabajadoras y no como una actividad para beneficio propio, individual o de una parcialidad. Las y
los comunistas somos la voluntad activa de la clase obrera y de todo el
pueblo.
9. Las y Los comunistas venezolanos nos inspiramos en el ejemplo de las duras luchas de nuestro
pueblo y de los héroes y heroínas de nuestra historia. Hemos asimilado las gloriosas tradiciones de
sacrificio y abnegación en los combates por la liberación de la esclavitud, del coloniaje, de la
servidumbre y en favor de la igualdad social, antes y después de la Guerra de Independencia. Ese
pasado está lleno de invalorables experiencias para las fuerzas progresistas y está encarnado en
la recia personalidad de Simón Bolívar y otras muchas figuras heroicas.
10. Tenemos presente los movimientos populares posteriores a la obra emancipadora como son
las insurrecciones que simboliza Ezequiel Zamora, las jornadas de lucha de la clase obrera desde
los primeros años de su formación y las acciones de masas realizadas por el pueblo venezolano en
busca de la democracia y la libertad.
11. De allí nuestro acendrado patriotismo y el carácter definitivamente antiimperialista que hoy
tiene la lucha por la liberación económica, por la democracia verdadera y por la construcción del
Socialismo científico. Hoy los enemigos de esta revolución son el imperialismo y la burguesía
monopólica, asociada en condiciones de dependencia al capital extranjero.
12. Al mismo tiempo, las y los comunistas venezolanos conciliamos este nacionalismo progresista
con los principios del Internacionalismo proletario, bandera irrenunciable de los marxistas-leninistas
que pugnamos por la solución de nuestros problemas nacionales y por el surgimiento definitivo de
un nuevo mundo sin explotadores ni explotados, sin guerras de agresión y rapiña, en plena y
amistosa armonía universal. De allí que mantenemos relaciones fraternales y de solidaridad con los
otros partidos comunistas y obreros y con todo el movimiento antiimperialista y revolucionario
mundial y aprovechamos las experiencias y enseñanzas de los países socialistas, con sentido de
igualdad e independencia.
13. Somos firmes partidarios de las ideas bolivarianas referentes a la unificación de los países
latinoamericanos y de la lucha por un mejor entendimiento con los otros pueblos del mundo.
Sabemos que la unidad de la América Latina y el Caribe, anhelada por nuestros Libertadores, sólo
se hará posible dentro de un contexto continental socialista. Pero hemos dado nuestro apoyo
consecuente y decidido a todo esfuerzo que tienda a concertar a nuestros pueblos sobre la base
de la igualdad, la solidaridad, el respeto mutuo y la común defensa contra el imperialismo.
14. Es, pues, en esta síntesis dialéctica de legítimo patriotismo y de internacionalismo
revolucionario, como las y los comunistas venezolanos encauzamos nuestra práctica política y
nuestra reflexión teórica.
15. En el actual contexto presentamos este Programa, que va desde la definición del nuevo Estado
que propugnamos, hasta el señalamiento de realizaciones indispensables para la transformación
de una sociedad injusta y anarquizada, como es la aun existente en Venezuela, en una nueva de
auténticos productores y productoras; la transformación de esta sociedad de explotación, en una
donde prevalezca el progreso social y donde se exija a cada quien según su capacidad y se le
retribuya de acuerdo con su trabajo.
16. La sociedad que se construye en los países que se orientan en la perspectiva socialista es
nueva y en desarrollo; es la antesala de la sociedad superior donde la humanidad podrá satisfacer
todas sus necesidades, la sociedad comunista, meta fundamental de nuestro Partido, en la cual
cada quien recibe de acuerdo a sus necesidades y aporta de acuerdo a su capacidad.
CAPÍTULO II
EL MUNDO DONDE VIVIMOS
17. La Gran Revolución Socialista de Octubre realizada en Rusia en 1917 abrió una nueva Era
histórica de la Humanidad, la de la transición del capitalismo al socialismo científico.
18. El sistema capitalista está siendo sustituido por una formación económico-social nueva y
superior tal como lo previeran científicamente Carlos Marx y Federico Engels, con los aportes de
Vladimir Lenin.
19. El retroceso acaecido de 1989-1991 en los países que conformaban el campo socialista en
Euro-Asia, liderado por la Unión Soviética, no invalida la justeza de esta tesis. La continuidad en
todo el mundo de la lucha de clases, la explotación del humano por el humano y el desarrollo del
imperialismo, demuestra en lo fundamental la vigencia de los análisis de Marx, Engels y Lenin, y
pone de relieve que la lucha por el Socialismo científico, sigue siendo una necesidad para las y los
trabajadores y para el desarrollo futuro de la Humanidad. La resistencia heroica de Cuba, China,
Corea Popular, Vietnam y Laos, países con visión socialista científica cada uno dentro de sus
particularidades, y la propia reorganización y recuperación del movimiento comunista internacional,
reafirman la vitalidad de estos postulados.
20. Después de la II Guerra Mundial se desplomó el sistema colonial del imperialismo dando origen
a numerosos nuevos Estados, algunos de los cuales cuentan con gobiernos progresistas que se
orientan al socialismo científico. Diversos movimientos revolucionarios han triunfado en países de
África, Asia y América Latina, incorporándose al campo de las fuerzas de la independencia, la paz
y el progreso social.
21. En casi todo el mundo y especialmente en América Latina fueron liquidadas las dictaduras
fascistas, y en diversos países, se fortalecen las fuerzas sociales que luchan por una democracia
avanzada y el Socialismo científico.
22. Cuba ha inaugurado la era del socialismo científico en América. Sus éxitos en todos los
órdenes, han contribuido a elevar su prestigio en el mundo y en nuestro continente, constituyendo
un luminoso ejemplo para nuestro pueblo.
23. En toda América Latina se eleva la lucha de los pueblos por la verdadera democracia, la plena
independencia nacional y el progreso social, como lo demuestran las políticas sociales en
Venezuela en su proceso de liberación nacional y otros países que se enrumban hacia el
socialismo científico.
24. El imperialismo aplicó una criminal política contra los pueblos heroicos que iniciaron la
transformación socialista de sus sociedades en la República Democrática Alemana, Unión
Soviética, Yugoslavia, Checoslovaquia, Yemen democrático, Etiopía, Polonia, Mongolia y otros
países, reduciendo a algunos de ellos a la condición de nuevas colonias expoliadas por empresas
extranjeras.
25. Sin embargo, varios de los pueblos que avanzaron en la construcción de experiencias
socialistas se están recuperando de la derrota y se lanzan a la defensa de sus intereses en la
perspectiva de la restauración socialista.
26. En la actualidad, en un contexto internacional de sostenida lucha de los pueblos frente a la
política de globalización hegemónica, neoliberal y opresora del imperialismo, principalmente
estadounidense, de consuetudinaria provocación y amenaza de éste contra las tendencias
liberadoras y soberanas de pueblos y naciones, el papel de la corriente internacional del
comunismo y el conjunto de las fuerzas progresistas, cada día alcanza una mayor relevancia.
27. La profunda crisis financiera, bancaria, energética, económica, alimentaria, presupuestaria,
política y moral que atenaza al imperialismo lo obliga a recurrir de manera cada vez más frecuente
y violenta a su capacidad militar ofensiva, aspecto en que aún conserva su superioridad frente a la
Humanidad. El imperialismo despliega una agresividad criminal creciente amenazando con sus
armas nucleares y convencionales de última generación, sus fuerzas especiales de
desestabilización y terrorismo, su red universal de bases militares y flotas de ataque, para aplastar
a los países socialistas, derrotar el proceso latinoamericano y caribeño de unidad, someter a los
pueblos árabes y musulmanes, evitar la reunificación de las repúblicas soviéticas, controlar las
materias primas y sus vías de transporte terrestres y navales. Toda esta agresividad atenta contra
la vida en el planeta, puesto que ha conllevado al deterioro del ambiente a nivel mundial con serias
consecuencias para la humanidad.
28. Una guerra mundial hoy, con el terrible poder de las armas nucleares y otras de destrucción
masiva, significaría una tragedia de tales proporciones que hace de la lucha por la paz un problema
fundamental para todos los hombres y mujeres del planeta, independientemente de su ideología o
religión.
29. Las manos criminales de los traficantes de guerra, pueden y deben ser neutralizadas. Pero se
requiere del esfuerzo, de la conjunción de todas las fuerzas honestas y sensatas. Que emprendan
esfuerzos en organizaciones mundiales con credibilidad moral consonas con las grandes
necesidades de la humanidad en aras de una paz integral.
30. La Unión Soviética encabezaba, junto a los otros países socialistas, la lucha mundial por la
Paz. Una vez que ese primer Estado de obreros y campesinos del mundo se debilitó y finalmente
se desmembró, y se disolvió el bloque de países que la Unión Soviética encabezaba, las brutales
fuerzas imperialistas se lanzaron a agredir e invadir países pacíficos como Panamá y Somalia, a
desatar guerras civiles en Yugoslavia, Moldavia, el Caucazo, el Báltico, África y Asia Central, a
destruir países enteros como Serbia, a intensificar su hostigamiento y sus agresiones contra los
países árabes.
31. El freno a la carrera armamentista y el desarme son imperativos, no sólo para avanzar hacia
una paz justa y duradera, sino también para lograr que los cuantiosos recursos que se gastan en
armamentos puedan contribuir para aliviar el hambre y las calamidades de millones de personas.
32. El imperialismo apareció en el mundo a fines del siglo XIX, como resultado de las tendencias
del capitalismo hacia la concentración de capitales en monopolios cada vez más grandes y
poderosos, el creciente predominio de los capitales financieros y la transnacionalización de sus
actividades e intereses. Es, como dijera Lenin, la fase superior y última del capitalismo, pues
resulta de que éste ha alcanzado sus más altos niveles de desarrollo posible. Su dinámica entra
inevitablemente en conflicto con los intereses de pueblos y naciones enteras, a las que debe
someter a fin de asegurarse las condiciones para su preservación y desarrollo. Por esto, decimos
que la contradicción principal de la época actual se plantea entre el imperialismo y los intereses
nacionales de los países bajo su dominio.
33. Las pretensiones del imperialismo, especialmente del estadounidense, se enfrentan a los
intereses de potencias mundiales con las que se profundizan contradicciones, como el caso de
China, así como de India, Rusia y hasta Brasil. Estas potencias Rusia, China y la India deben fijar
posición firme sin ambigüedades ante las políticas unilaterales de agresión de las potencias
imperialistas de manera de propiciar el equilibrio internacional y garantizar la paz mundial. Se hace
necesaria una revisión en las organizaciones internacionales, sobre los acuerdos relacionados con
el uso indebido de las amas prohibidas de manera que se impongan sanciones a los países que
las usan.
34. Las multinacionales imperialistas (sector bancario y financiero, petróleo y gas,
agroalimentación, telecomunicaciones, transporte aéreo, seguros y otras) se lanzaron a la
conquista de las riquezas nacionales, los mercados y la fuerza de trabajo de nuestros pueblos
latinoamericanos y caribeños y del mundo. Se expandió el desempleo masivo, la transferencia de
capitales hacia las metrópolis imperialistas, la destrucción del Estado nacional, la privatización de
las empresas y servicios públicos, el empobrecimiento de las amplias mayorías y la imposición de
gobiernos marionetas a su servicio. Ante esta expansión de las empresas multinacionales es
necesario crear una legislación que regule, además de la nacionalización y centralización de
empresas, la transferencia de éstas a empresas sociales donde sean los trabajadores quienes
tomen las decisiones
35. Los países productores de petróleo deben encontrar fórmulas efectivas para aliviar la situación
de los países pobres y no productores de petróleo, que sufren con especial agudeza la inflación del
mundo capitalista y la desigualdad del intercambio.
La reactivación de la OPEP ha sido un paso importante en el ejercicio del protagonismo de los
pueblos expoliados, y ha contribuido a establecer cierto grado de equilibrio del mercado
internacional. Esta organización debe mantener los precios del petróleo dentro de la banda para
garantizar el equilibrio en la economía de los países consumidores y exportadores.
36. Gran parte de la humanidad es afectada por el problema de la energía. La responsabilidad
principal de esto recae sobre los países capitalistas desarrollados, sus monopolios y empresas
transnacionales. Es una situación que debe ser analizada en el marco del conjunto de problemas
del desarrollo, muy vinculado a la necesidad de establecer un nuevo orden económico
internacional y rechazando los intentos por dividir a los países que aspiran a un desarrollo
soberano. Hay que Fomentar en los países cambiar el modelo de desarrollo, en un modelo
sostenible, con el uso de tecnologías alternativas para la obtención de energía.
37. En este sentido, retomando exitosas experiencias como el desaparecido Consejo de Ayuda
Mutua Económica (CAME) que se estableció entre los antiguos países socialistas y progresistas,
se han venido creando nuevas formas de integración en América Latina y el Caribe, como ALBA,
impulsada por Venezuela y Cuba e inspirada por una visión solidaria de las relaciones
internacionales. Asimismo, ha surgido UNASUR, la cual, aunque con otro perfil y diferente
contenido, es también expresión del proceso de integración en curso en nuestro continente.
38. La lucha por la revolución en Venezuela, especialmente desde la victoria electoral
en 1998, se inscribe dentro de un cuadro internacional relativamente favorable para las
fuerzas progresistas y en un período de la historia de la humanidad en el cual la evolución de
los acontecimientos en el mundo incide en el desarrollo de la situación en cada país por la
internacionalización de la economía y de la lucha de clases. El proceso que hoy se viven en
Venezuela se inscribe en el fortalecimiento internacional, dando un aporte en la historia de la
humanidad, en la economía y especialmente en la lucha de clases, para el tránsito por vía pacifica
a través de las reformas que no profundizan los cambios pero que aportan en un proceso de
liberación.
39. El anticomunismo y la aversión a los partidos comunistas, resulta siempre un arma al servicio
de la reacción y el imperialismo. Objetivamente, tiende a privar a la revolución venezolana de su
destacamento nacional e internacional más consecuente y valioso, como lo atestiguan diversos
procesos revolucionarios desde la Comuna de París hasta nuestros días. Por eso se hace
necesario mantener el constante trabajo propagandístico en todos los frentes para elevar el grado
de consciencia de la clase trabajadora para que asuman las verdaderas transformaciones.
40. El PCV es firmemente internacionalista, porque sabemos que nuestra revolución no podrá ser
nunca un hecho meramente nacional, aislado de las luchas de los pueblos del resto del mundo.
Propiciamos una plena solidaridad con sus luchas y tenemos la convicción de que los otros
pueblos, a su vez, nos brindan igual solidaridad.
41. Así mismo como país caribeño y latinoamericano, Venezuela ha de ser siempre fervorosa
partidaria del entendimiento fructífero con todos los países hermanos, propiciadora de los procesos
integracionistas de estos pueblos y activa luchadora por el ideal bolivariano de la unidad de los
países de la América Latina y el Caribe.
CAPÍTULO III
ASPECTOS SOCIOECONÓMICOS
a. EL TERRITORIO NACIONAL
42. Desde el punto de vista de la localización geográfica, Venezuela es un país tropical
perteneciente a la cuenca del Caribe, a la subregión andina y a la cuenca amazónica. cuenta con
una superficie continental e insular de 916.445 kilómetros cuadrados, además de una superficie
marítima aproximada de 860.000 km2.
43. Nuestra ubicación con respecto a la región sur del continente americano nos coloca en una
posición de ventaja por diversos factores que propician el desarrollo: clima, formaciones
geográficas, vías de comunicación marítimas –Mar Caribe y Océano Atlántico-, largas costas en la
fachada norte, entre otros.
a. La población
44. Se estima que para 2010 Venezuela tenía 29.107.081 habitantes, aproximadamente, y que
para el 2013 alcanzaremos los 30 millones. El 78% de la población, en su conjunto, es menor de
40 años de edad. La mujer constituye el 50 por ciento.
45. El 90% de la población se encuentra ubicada en zonas urbanas, especialmente el eje centro-
norte-costero, espacio de mayor desarrollo industrial y comercial.
46. Nuestra tasa de crecimiento natural se ubica en promedio en 4.55% hasta 1990. Una reducción
importante si tomamos en cuenta la tasa de 3% hasta 1980, y de 4,5% hasta 1980. Los programas
de planificación familiar, junto a la precarización de la vida del pueblo trabajador incidieron en esta
disminución.
47. A este índice moderado debemos agregarle el impacto de una inmigración no controlada por
diversas vías, especialmente desde la frontera colombo-venezolana, motivada, esta última, por el
conflicto interno del vecino país.
48. Otras zonas de procedencia de contingentes de inmigrantes son Europa y Suramérica, y más
recientemente China, quienes aprovechan las altas tasas de ganancia del sector comercial -rama a
la que generalmente se dedican- para satisfacer sus necesidades y enviar remesas a familiares en
su país de origen. También ocurre la extracción de pequeños capitales producto de la actividad de
la pequeña y mediana empresa, controlada por extranjeros.
49. Otra parte de la inmigración ha sido estimulado por las clases dominantes, para provocar un
mayor excedente de mano de obra que les permitiera contener las exigencias salariales y
desmejorar las condiciones estructurales de los trabajadores. Los “indocumentados”, reclutados en
un principio para las grandes haciendas y posteriormente para las fábricas y la construcción, son
víctimas del pillaje capitalista al no reconocerle sus derechos como trabajadores.
50. Dentro de la gran masa de extranjeros que ha ingresado a Venezuela existe una parte que se
dedica a la explotación de la clase obrera y a diferentes actividades que les permiten amasar
grandes fortunas al tiempo que generan nocivos efectos sobre el pueblo trabajador y sus luchas
patrióticas y revolucionarias.
51. Por otro lado, ciertos problemas fronterizos son aprovechados, estimulados y agudizados por el
imperialismo y sus agentes y en particular por los paramilitares y narcotraficantes, para fomentar
fricciones y desconfianza entre países vecinos.
52. Una lucha común de los trabajadores explotados, independientemente de su nacionalidad, es
la mejor respuesta a la voracidad del capitalismo que, tras la siembra de odios contra los
inmigrantes, arremete contra los derechos alcanzados.
53. Fiel a su tradición, el pueblo trabajador venezolano desea vivir en paz con los pueblos vecinos
y conjugar esfuerzos contra el imperialismo y las intrigas de los explotadores locales. Somos
respetuoso del derecho de autodeterminación de los pueblos, deseamos la solución Pacífica
negociada del conflicto armado colombiano; siendo consecuentes con el internacionalismo
proletario y por tal motivo estamos al lado de las fuerzas insurgentes y del pueblo en armas que
lucha en Colombia contra la oligarquía asesina que gobierna a ese país hermano igualmente
deseamos y procuramos la convivencia con Brasil, así como relaciones democráticas con todos los
pueblos del hemisferio y del mundo.
b) Aspectos socio-económicos
54. Como marxistas leninistas comprendemos que el pueblo trabajador sólo podrá satisfacer
plenamente sus reales necesidades en un sistema político-económico de plena liberación de la
humanidad: el comunismo. En el marco de las relaciones sociales capitalistas de producción, la
organización y movilización de la clase obrera, las masas trabajadoras y el pueblo en general
pueden alcanzar importantes conquistas sociales mientras no ponga en riesgo los intereses de las
clases dominantes. Por otro lado, el manejo de las cifras y los indicadores estatales siguen siendo
construidos desde concepciones burguesas y pequeñoburguesas sobre bienestar y progreso,
especialmente definidas desde los centros internacionales de investigación al servicio del
imperialismo.
55. Nuestro país ha tenido una recuperación de sus condiciones de vida, luego de la dura época
neoliberal de finales del siglo XX. Para ese entonces, la pobreza llegó a alcanzar un 71% de
hogares, mientras la pobreza extrema alcanzó porcentajes de 40 puntos. Desde el 2006 la pobreza
se ha mantenido en 30% y la pobreza extrema en 8 puntos. Ello promovido, entre otras cosas, por
un aumento en el acceso a los servicios básicos, por ejemplo, el porcentaje de población con
acceso al agua potable, era de 68 puntos para el 1990, y aumentó a 95 para el 2009; mientras, la
cobertura de recolección de aguas servidas, era de 52% de la población para 1990 y alcanzó 84%
en 2009.
56. La tasa de desempleo, según cifras oficiales (INE) es del 7,7% para el mes de noviembre de
2010, una cifra baja con respecto a los índices de la década de los 90, la cual llegó a un 16%
aproximadamente en 1999. Debe observarse que estas tasas oficiales son calculadas utilizando un
método que disimula las verdaderas proporciones del desempleo, puesto que se considera como
“ocupado” a cualquier persona que reciba un ingreso por desempeñar cualquier actividad, lo que
sobrestima la cantidad de trabajadores en esa condición y oculta el subempleo.
57. Según datos del INE (2010), la tasa de ocupación en los hombres es de 78,5% y en las
mujeres apenas 49,3%, lo que indica que aún hay una seria discriminación en cuanto a las
capacidades laborales de la mujer, asunto que se refuerza por estudios que aseguran que
generalmente las mujeres devengan los salarios más bajos en comparación con los hombres, aún
realizando la misma actividad.
58. Asimismo, el salario mínimo ha aumentado en 920% en la última década, y aparece como uno
de los más altos del continente. Sin embargo, las elevadas tasas de inflación provocan una rápida
disminución del poder adquisitivo de las y los trabajadores.
59. En términos generales, la inversión pública en materia social ha aumentado en casi cinco (5)
veces con respecto a la última década del siglo XX, representando hoy día más de la mitad de los
ingresos fiscales. Ello ha permitido la aplicación de importantes políticas de emergencia social para
atender la deuda social acumulada producto de la época neoliberal. Sin embargo, el Estado ha sido
incapaz de atender de forma eficiente a amplios sectores más pobres de la población.
60. Entre otros indicadores que presentan avances tenemos: esperanza de vida a nacer, la cual se
colocó en 68,2 años para 1980, y aumentó a 74,2 hasta el 2010. La tasa de mortalidad infantil de
niños menores de 5 años, se ubicaba en 31,3% durante 1990 y disminuyó hasta 16,4% durante el
2008. Por otro lado, el índice de desnutrición infantil se ubicó en 7,7% durante 1990 y se redujo
hasta 3% durante el 2010.
61. En cuanto a la educación resaltan las siguientes cifras: la tasa de escolaridad (preescolar,
básica y secundaria) se ubica en 76,2% de la población infantil. La tasa de educación media
aumentó de de 45% (1990) a 72% (2009). Mientras, la tasa de educación básica se incrementó de
38 puntos (1990) a 71% (2009). Asimismo, la educación universitaria creció un 43% de 1990 a
1999, mientras que del 2000 al 2009 aumentó en 190%.
62. Con respecto a la seguridad social es necesario reconocer la ampliación de su cobertura: de
200.000 pensionados para el año 1988, esta cifra aumentó hasta 475.000 en 1999, y alcanzó los
1.400.000 pensionados para 2009. Además, se hizo justicia con el sector de mayor edad de la
población al homologarse con respecto al salario mínimo nacional la ayuda económica otorgada.
63. Se mantiene un importante déficit de viviendas, alrededor de 2,5 millones, como una deuda
histórica creciente. En la década de 1980-90 se construyeron en promedio 65 mil viviendas
anuales, cifra que se mantuvo en la década siguiente. Luego en la última década, 2000-2010
apenas se alcanzaron 35 mil viviendas anuales en promedio. La especulación y la privatización de
la tierra urbana continúan siendo problemas sin resolver, a lo que se le suma la ineficiencia en la
ejecución de políticas públicas para este sector.
64. Una situación preocupante para el pueblo trabajador es la criminalidad creciente,
especialmente en las zonas urbanas. Para el año 1998 la tasa de homicidios se ubicaba en 19 por
cada 100 mil habitantes, lo cual aumentó a casi 50 en los años recientes, lo cual se coloca como
una de los más altas índices de criminalidad. En Caracas, la capital, esa cifra tiende a duplicarse.
Asimismo, la impunidad se mantiene en la atención a esta realidad, con más de un 70% de casos
sin resolver.
65. En efecto, problemas históricos y estructurales en los cordones de miseria de las zonas
urbanas, junto a la penetración de paramilitares y delincuencia organizada proveniente
especialmente de Colombia y otros países de la región, han incidido en el aumento de la
criminalidad en nuestro país. Sin embargo, la principal responsabilidad sigue recayendo sobre el
Estado y su incapacidad para detener esta situación.
c) Recursos naturales
66. Los recursos naturales de Venezuela constituyen un potencial económico de gran importancia
en la actualidad y con proyecciones en el futuro. En cuanto a los recursos no renovables debemos
reconocer la necesidad de un aprovechamiento racional sobre los mismos, acorde con las
necesidades humanas y en armonía con el mantenimiento del ambiente.
67. Existen diversas clases de suelos, pero en general no son abundantes los de buena calidad,
aunque los avances científicos-técnicos permiten recuperar grandes cantidades. El centro de la
actividad agrícola tradicional ha sido el arco montañoso andino costero y sus valles in tramontanos
y los piedemontes principalmente.
68. De acuerdo con el complejo de factores geográficos que determinan la distribución de la flora,
en el país se encuentran amplias formaciones de selvas y de bosques en cantidades que pueden
llegar al 50 por ciento del conjunto del territorio nacional.
69. Ello coloca a varias regiones del país, y en especial a los estados Bolívar y Amazonas, como
importantes reservorios naturales, con una rica biodiversidad aun sin explorar. Asimismo, se
pueden ubicar importantes zonas propicias para el desarrollo de fuentes de energía alternativas al
petróleo.
70. Por ejemplo, los recursos hidrográficos son importantes y con grandes posibilidades de
aprovechamiento para la electricidad, para riego, acueductos y vías navegables. El mar es un
reservorio de alimentos muy importante para el desarrollo de ciertas industrias.
71. La gran reserva de bosques ha sido afectada por las actividades agropecuarias industrial en el
marco de la “revolución verde, por las operaciones de preparación de potreros, por la industria de
la madera y las papeleras y por el Estado venezolano que ejecuta obras sin estudios previos para
favorecer en algunos casos a los terratenientes de la región.
72. Hay 5 cuencas petroleras: Falcón-Zulia, Oriental, Apure-Barinas, Tuy-Cariaco y la Faja
Petrolífera del Orinoco. Estas cuencas encierran una inmensa riqueza petrolera, al tener una de las
reservas más altas del mundo con 297.000 millones de barriles, aproximadamente.
73. Parte importante de las cuencas petroleras son los depósitos de gas natural asociado
al petróleo, lo cual constituye un 92% de los 180 billones de pies cúbicos con los que
cuenta la nación. Según estudios de exploración, se espera que la cifra se duplique en
los próximos cinco años, colocando al país como uno de las primeras cinco reservas
mundiales de gas. En la actualidad, estas reservas constituyen un 55% del total de la
región suramericana.
74. Venezuela cuenta con reservas comprobadas de mineral de hierro del orden de los 1.300
millones de TM con un tenor mayor al 60 por ciento, lo que otorga una alta calidad para su
procesamiento y uso. Para la obtención del aluminio existen reservas de bauxita por el orden de
6.000 millones de TM, que genera una producción de 4 millones de TM anuales.
75. Existen grandes reservas de carbón en Guasare (Zulia), Naricual (Anzoátegui) y Lobatera
(Táchira), que son industrializables como fuentes de energía.
76. También existe un conjunto de minerales de gran valor económico y algunos estratégicos,
como oro, diamantes, amianto, cobre, fosfato, magnesita, níquel, talco, azufre, feldespatos,
manganeso, mercurio, plomo, titanio, coltán, caolín y minerales de uranio.
77. Estos yacimientos minerales constituyen un potencial importante para el desarrollo de una
fuerte industria nacional en el área de la tecnología, siderúrgica, transporte y comunicaciones,
química y fármacos, entre otros. Asimismo, nos coloca en una situación de vulnerabilidad ante la
voracidad de las compañías transnacionales y del imperialismo y la explotación irracional de estos
recursos, ante la incapacidad estatal de proteger y desarrollar este sector.
d) Ordenamiento territorial
78. La ordenación del territorio viene determinada por la organización de las relaciones sociales de
producción, acorde con el modo de producción. Por lo tanto, la forma de organizar y enlazar las
distintas regiones del país constituye una expresión material de las condiciones propicias para el
desarrollo nacional. Hay que tomar en consideración las características de la dimensión político
institucional que dio sostenibilidad al modelo de acumulación el cual generó atomización y
fragmentación, por lo que el desarrollo territorial fue desequilibrado, vale decir que esa dimensión
político-institucional dio pie a un proceso de descentralización con consecuencias económicas
sociales y políticas que dificultaron y aun dificultan asumir el desarrollo bajo un principio de unidad
nacional.
79. La división política territorial continúa correspondiendo a la Venezuela agropecuariade los
grandes latifundios establecidos luego de la guerra de independencia, cuando aún el Estado no
había desarrollado una administración centralizada, y se establecía en el país una economía
feudalista.
80. Con el inicio del desarrollo capitalista en el país, se abre paso a la definición de nuevas
regiones y sectores económicos, que permite la construcción y ampliación de novedosas vías y
formas de comunicación. La aparición del petróleo cambió drásticamente esta situación, y abrió
paso a diferentes zonas de desarrollo económico y político, especialmente en la región centro-
norte-costera.
81. Claramente, han sido superadas y han cambiado sensiblemente las bases materiales y
políticas que justificaron la actual división político-territorial, con una organización arbitraria al no
estar basadas en regiones económicas.
82. Contamos con una abierta desigualdad entre las regiones del país: una zona norte-costera de
desarrollo comercial mucho más poblado, con favorables condiciones en la calidad de vida; una
zona centro-occidental y llanera menos desarrollada y más despoblada; y una zona al sur casi
despoblada, incomunicada y casi inhabitable.
83. Es necesario un reordenamiento político-territorial en base a las realidades socioeconómicas,
a fin de adaptarlo a las necesidades actuales y futuras de la población caracterizada por la
agrupación en torno a zonas, ejes y polos de desarrollo, incluyendo la modificación de estados,
municipios y parroquias a que pertenezcan tales colectividades, lo cual permitirá, además, reducir
el aparato administrativo.
e) Ambiente
84. El proceso de destrucción y de contaminación del ambiente físico venezolano ha sido la
consecuencia de las técnicas o tecnologías destructivas y el afán de lucro de los latifundistas y
capitalistas, que las han aplicado sobre los recursos naturales y la biosfera de nuestros
ecosistemas y ciudades ante la indiferencia de los organismos oficiales.
85. La acumulación de nutrientes y de sustancias no degradables o tóxicas, así como de factores
físicos -calor, ruido, radiación- tienen claros efectos negativos sobre la salud de los seres vivos y la
capacidad evolutiva de los ecosistemas, al interferir con los ciclos naturales de la materia y los
flujos de energía.
86. En la primera década de este Siglo se ha avanzado, pero aun muy tímidamente, en el
establecimiento de relaciones científicamente fundamentadas entre la sociedad y la naturaleza,
adecuadas en el plano económico y en el ecológico para lograr un aprovechamiento racional y
sustentable de los recursos naturales.
87. Sin embargo, el sistema capitalista, al acelerar su naturaleza depredadora en las últimas
décadas, ha hecho que el proceso de destrucción de nuestros recursos y de contaminación del
entorno alcance niveles alarmantes, cuyos daños en algunos casos son irreversibles. Incluso las
actividades más tradicionales como la industria petrolera y la extracción de hierro y otros metales
(minería) continúan siendo denunciadas por su alto impacto negativo inmediato, a mediano y largo
plazo sobre el ambiente, a pesar de las investigaciones y políticas dirigidas a disminuir dichos
efectos.
88. La tecnología actual exige un elevado y creciente consumo energético, el cual no sólo mantiene
una alta presión de producción sobre las fuentes tradicionales de energía: petróleo liviano, gas
carbón e hidráulica, sino que tiende a hacer insuficientes las denominadas fuentes alternativas:
solar, vientos, geotérmica o de mareas.
89. Están contaminados los lagos de Maracaibo y de Valencia, centenares de ríos experimentan
también contaminación y serios cambios de régimen como consecuencia de la erosión y
deforestación en las cordilleras de Los Andes y de la Costa, los bosques cercanos a las ciudades
han sido talados, los grandes ríos han sedimentado sus cauces y provocan inundaciones, e
importantes zonas del país resienten las consecuencias nefastas de la tala y la quema
desproporcionados que contribuyen con el grave peligro global de la desertización.
90. Asimismo, la tecnología agroindustrial, con su carga de biocidas sintéticos, desechos químicos
y fertilizantes, ha sido señalada como responsable de los altos niveles de contaminación de los
cuerpos y corrientes de aguas naturales. La situación es tan grave que, en Venezuela, la mayoría
de estos ecosistemas están inutilizados para la actividad de acuicultura. Además ha desaparecido
la mayor parte de su diversidad biológica y se ha reducido su potencial como fuentes de agua
potable para consumo humano. Agreguemos además, los efluentes líquidos y sólidos de origen
doméstico e industrial, los desechos radioactivos y los derrames petroleros, que compromete
riesgosamente la sustentabilidad de estos ecosistemas acuáticos.
91. En las zonas del Macizo Guayanés (Bolívar y Amazonas) han sido afectadas grandes
extensiones de bosques por las explotaciones madereras y la minería ilegal, como la entrega de la
Sierra de Imataca, no obstante que algunos de estos bosques han sido declarados reservas
forestales nacionales, generando fuerte resistencia de la población.
92. A pesar de ello, en los últimos cinco años se han iniciado proyectos para recuperar y preservar
zonas estratégicas de los ecosistemas venezolanos, chocando, sin embargo, con los intereses de
los latifundistas y grandes capitalistas del campo y de la pesca de arrastre, que obstaculizan estos
programas.
93. En las ciudades y sus zonas periurbanas los principales problemas son causados por los
especuladores de la tierra, las compañías urbanizadoras y las plantas industriales que han
ocasionado daños casi irreparables, o bien reparables a un alto costo, a los relieves naturales,
fuentes de agua y al litoral marítimo del Caribe.
94. Por otro lado, el crecimiento no planificado en las principales ciudades, junto a la
depauperación del pueblo trabajador, llevó durante las últimas décadas del siglo XX a formas
precarias de construcción de viviendas en zonas no aptas para tal fin, cuestión que se mantiene en
menor medida en la actualidad. Esto incide directamente de forma negativa sobre el ambiente y
pone en alto riesgo la vida de las personas quienes habitan en estas condiciones.
95. La generación de desechos sólidos de origen doméstico, comercial o industrial alcanzan cifras
cercanas a las 18 mil toneladas diarias en todo el país, 60% de las cuales constituyen recipientes,
empaques y envoltorios, cuya recolección y disposición es responsabilidad de los municipios. Los
desechos peligrosos constituyen un gravísimo problema nacional, especialmente los relacionados
con la actividad petrolera.
96. Desde el punto de vista geográfico-económico las áreas costeras más afectadas se encuentran
en una amplia zona que va desde el Lago de Maracaibo hasta el Golfo de Paria, donde los
recursos vivos del mar han sido profundamente afectados. Todo esto con incidencias negativas
directas en el ser humano.
97. La pérdida de la diversidad biológica incluye la desaparición temporal o definitiva de todos o
parte de los ecosistemas, especies y recursos genéticos asociados a una región.
2) LA ECONOMÍA
98. Venezuela entra al siglo XX con un incipiente desarrollo económico, esencialmente agrícola,
atrasado, con predominio de relaciones de producción semifeudales. Las clases dominantes
estaban constituidas por los terratenientes y comerciantes dedicados a la exportación e
importación y ligados a intereses extranjeros. Los modelos de desarrollo implementados fueron
impuestos y tutelados y que de manera permanente invisibilizaron el rol del sujeto histórico-social.
99. En aquella época el capitalismo estaba en una fase inicial. A partir de los años 20 se intensifica
la explotación petrolera y con ello la invasión de capitales imperialistas, primero ingleses,
holandeses y luego norteamericanos. Bajo la tiranía gomecista, se facilitó que los monopolios
saquearan materialmente nuestras riquezas y establecieran una dominación absoluta.
100. El capital imperialista, al realizar su explotación, debido a las contradicciones que le son
inherentes, impulsa el desarrollo de las fuerzas productivas y consecuencialmente determina la
aparición y el crecimiento de nuevas relaciones de producción. Así se desarrolla tardíamente en
nuestro país el capitalismo, proceso que adquiere mayor impulso en los años 40, debido a que la
escasez de productos importados durante la II Guerra Mundial obliga a aumentar la producción
interna. Pasa Venezuela a ser uno de los países de mayor producción y exportación petrolera, la
cual tiene particular importancia en el mundo moderno.
101. En la economía del país fueron sustituidas, en secuencia rápida, las relaciones semi feudales
de producción por las relaciones capitalistas que predominan hoy en forma absoluta. De modo
residual subsisten formas pre-capitalistas de producción.
102. Así, Venezuela llega al Siglo XXI con escasos avances en su producción industrial, agrícola y
con acentuadas carencias en el desarrollo de tecnología, investigación y creación de conocimiento.
Aunado a que, en el marco de la división internacional del trabajo, el imperialismo le asignó a
nuestro país el papel de especializarse en la producción-extracción de materias primas,
particularmente petróleo crudo.
103. En la actualidad la clase dominante es la burguesía, cuya capa más poderosa es parasitaria y
dependiente del imperialismo, especialmente el estadounidense. Su papel esencial es fungir de
importadores de mercancías manufacturadas, las cuales venden a precios elevados, obteniendo
grandes ganancias a partir de la especulación y apoyados por la volatilidad de la economía local, lo
que además no genera fuentes de trabajo ni desarrollo de las fuerzas productivas.
104. Por lo tanto, Venezuela es un país capitalista dependiente, particularmente del imperialismo
estadounidense, con un modelo económico rentista-petrolero, en proceso de conquista de niveles
de soberanía y recuperación del papel del Estado en la economía.
105. Son factores negativos, derivados en mucho de la dependencia dentro de la cual se ha
desarrollado el capitalismo en Venezuela, los siguientes:
106. a) El enorme peso que tiene el rentismo petrolero en la economía: para el año 2009, el 94,8%
de los ingresos nacionales provienen de la exportación petrolera. 107. b) El atraso de la agricultura,
que no llega al 4%, y la industria manufacturera, que representa un 15% del total del Producto
Interno Bruto;
108. c) El vertiginoso crecimiento del sector terciario: comercio, banca y finanzas, inmobiliario,
servicios en general.
109. d) Crecimiento de la burocracia estatal.
110. e) El carácter altamente especulativo de la economía que propicia la existencia de elevadas
tasas inflacionarias.
111. La industria petrolera es esencial en nuestra economía. Después de la nacionalización y
superada la apertura petrolera, sigue teniendo significativa dependencia de la tecnología y
procesos industriales de las grandes empresas transnacionales.
112. En la economía del país mantienen importante influencia los grandes grupos económicos,
organizados como conglomerados, dueños de monopolios y asociados al capital imperialista, a
pesar de avances paulatinos en la participación y control por parte del Estado en diversas ramas
de la economía, que han significado debilitamiento relativo de los monopolios tradicionales.
113. El imperialismo y el estamento de la burguesía local subordinada a éste, han impedido el
desarrollo de las fuerzas productivas, de la tecnología y ciencias propias que permitan construir la
base material necesaria para un desarrollo independiente y soberano. El desarrollo también debe
ser ambientalmente sustentable.
114. Durante todo el siglo XX la renta petrolera favoreció los intereses de la burguesía y
particularmente, a los capitales asociados al imperialismo. Esta realidad inicia un proceso de
reversión a partir de 1999 con el impulso de un nuevo modelo de redistribución que prioriza
programas de carácter social en beneficio de las grandes mayorías populares. Aunque esta política
de redistribución en lo inmediato es correcta, no estimula el trabajo productivo y por tanto, no
contribuye a transformar la estructura capitalista y rentista del país.
a. El capitalismo de Estado
115. Impulsado por los desajustes ocasionados por la II Guerra Mundial, se plantea un modelo de
desarrollo capitalista, donde el Estado toma un papel no sólo de aparato de fuerza y de
sostenimiento del poder político, sino también de dirección e impulso de la economía.
116. En la década de los años 1960 a 1970 el sector estatal asume el modelo de política de
desarrollo por sustitución de importaciones dentro del cual se establecen las industrias básicas en
los sectores de petroquímica, hierro, aluminio y otros. Pero es a partir de la nacionalización de la
industria petrolera en 1975 y del hierro cuando se producen los cambios más importantes.
117. Esta política entró en crisis con la aplicación de la política neoliberal de desmontaje del
Estado, desde finales de los años 80. Luego a partir del triunfo electoral de 1998 se detiene el
anterior proceso, y se reimpulsa, con nuevas características, la participación del Estado en la
economía.
118. En las condiciones de un país ubicado en la órbita de la dependencia, el poder del sector
estatal de la economía ofrece una base objetiva para la lucha por la independencia económica,
política, cultural, militar, tecnológica y social. Por eso, nosotros continuamos impulsando la política
de fortalecer el sector estatal de la economía; aunque, esta lucha sólo es posible con un cambio en
el carácter de clase del Estado.
119. El sector estatal de la economía recibió un importante impulso de los aumentos operados en
los precios del petróleo a partir de 1973, pero nuestra economía no pudo aprovechar este impulso
debido a causas internas (corrupción, ineficiencia, despilfarro) y externas (ciclo económico del
capital mundial, la crisis de 1974-1975, la crisis de la deuda a principios de los años 80, la caída de
la tasa de ganancia a nivel global y la caída vertiginosa del precio de las materias primas).
120. La expresión más simbólica de esa época fue el viernes negro en febrero de 1983, cuando el
tipo de cambio 4,30 Bs/USD muere y da paso a la inestabilidad cambiaria, la era de la devaluación,
las altas tasas de inflación y una serie de desajustes económicos.
121. En la década de los 90, el bloque de fuerzas dominantes impone desde el Estado, aún más
que en los 80, el incremento de la política neoliberal, para recuperar sus tasas de ganancia a costa
del pueblo trabajador. Aumentaron los procesos de privatización de áreas estratégicas de los
servicios, recortes del gasto público y ajuste fiscal que siguiendo los dictámenes imperialistas del
Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial, terminaron de empobrecer al pueblo
venezolano de manera drástica.
122. El declive que sufrió el capitalismo de Estado en Venezuela, durante las últimas dos décadas
del Siglo XX, se expresa en el hecho de que, para 1980, alrededor de la mitad del Producto Interno
Bruto era obtenido en el sector público, y actualmente sólo un 33%.
123. La primera década del Siglo XXI se caracteriza por la existencia de un Estado capitalista que
asume con mayor decisión la dirección de la economía nacional, y apunta hacia el reimpulso del
modelo de capitalismo de Estado, a través de adquisiciones de empresas que no han logrado
todavía generar una economía pública productiva
124. El sector estatal de la economía históricamente ha sido puesto al servicio de la acumulación
privada de capital y en aras de constituir monopolios privados, que se garantizan así la
redistribución hacia ellos de una parte determinante de los enormes ingresos del Estado,
especialmente los petroleros.
125. Otro rasgo histórico, es la tendencia a la vinculación entre el poder de los monopolios privados
y el del Estado en la designación de representantes de los primeros para dirigir importantes
organismos del Estado, como lo son algunos ministerios claves de la economía, institutos
autónomos y empresas públicas. En los últimos años esta tendencia ha ido debilitándose con el
crecimiento de nuevas capas y sectores de la burguesía.
126. En la actualidad, la política económica estatal beneficia principalmente a sectores del capital
no monopolista, ya existentes o surgidos en esta década, a pesar de que ha habido también una
redistribución de la renta petrolera que ha beneficiado a amplias capas de la población.
127. Las empresas mixtas, en las que se combinan capitales estatales con privados - monopolistas
y no-monopolistas- han permitido al Estado ampliar su esfera de actividad, aunque éstas siguen
siendo utilizadas por el sector privado para usufructuar la riqueza del sector estatal de la economía.
128. La corrupción administrativa también mina a todo el aparato del Estado. En los ministerios e
institutos autónomos pulula la burocracia y el tráfico de influencias. En las empresas públicas hay
un cuantioso drenaje por comisiones ilegales, compras a altos precios, ventas por debajo del costo
y otra serie de prácticas que determinan una ineficacia generalizada, atribuible a la falta de
planificación central participativa, control y contraloría efectiva y participación de las y los
trabajadores.
129. Subsisten empresas del Estado, que están organizadas y administradas con criterios similares
a los que imperan en las empresas privadas: tienden a reducir las enormes pérdidas causadas por
la situación señalada, recurriendo al incremento de la explotación de sus trabajadores, al
desmejoramiento de la calidad de los productos que fabrican y de los servicios que prestan a costa
de subsidios estatales.
130. Sólo una profunda e íntegra revolución socialista científica podría cambiar el carácter de
clase del Estado, eliminar la influencia que sobre él tiene la oligarquía y desde allí, construir el
Estado Democrático Popular Revolucionario que expropie las más grandes y estratégicas
empresas del país y permita impulsar el desarrollo de las fuerzas productivas en beneficio del
pueblo trabajador.
b) Concentración, centralización y monopolios
131. El proceso de concentración y centralización que acompaña inevitablemente al desarrollo
capitalista y que fue impulsado en Venezuela por la penetración imperialista, ha gestado los
llamados grupos económicos privados, que son alianzas de capitalistas monopolistas organizados
en forma de conglomerados orientados a controlar las actividades económicas más importantes.
132. Tienen bancos y financiadoras, aseguradoras, industrias manufactureras, empresas
importadoras y exportadoras, cadenas comerciales, propiedades inmobiliarias, constructoras,
agroindustrias, medios de comunicación de masas, empresas de transporte y almacenamiento,
compañías de publicidad, informática y diferentes servicios.
133. Dominan por supuesto los grandes negocios, como la banca y la gran industria, pero tienen
también inversiones en medianas y pequeñas empresas a través de compañías tenedoras de
acciones, dedicadas exclusivamente a crear y controlar otras empresas.
134. Invierten en el extranjero, especialmente en el Caribe, en los países de la Comunidad Andina
de Naciones (CAN), MERCOSUR y en EE.UU. Entre ellos se cuentan grupos como Mendoza-Polar
y Cisneros, como los más importantes, además de una decena de fusiones y alianzas entre otros
grupos y familias.
135. Esos grupos han promovido un proceso importante de oligopolización de la economía. Para
sectores industriales y comerciales nacionales completos, hay cuatro o menos competidores que
poseen la mayoría abrumadora de las ventas de esos mercados. Dicho proceso ha modificado la
competencia y ha permitido expresa mayores acumulaciones de capitales.
136. Las características principales de la capa dominante de la burguesía son:
137. a) Ser asociada y dependiente del capital imperialista. Sobre todo el capital comercial,
depende absolutamente de las mercancías que produzcan empresas en otros países, para poder
vender los productos que de allí importan.
138. b) Ser monopolista y dominar algunas ramas enteras de la economía, a pesar de que su
predominio ha sido severamente debilitado en la última década.
139. Continúa existiendo el parasitismo de los monopolios privados respecto del Estado, al que se
suma capas emergentes de la burguesía. Esto determina la utilización socialmente improductiva de
una parte importante de los ingresos públicos, con la consecuente limitación en los ritmos de
crecimiento económico y en el mejoramiento de los niveles de vida de la población.
140. Las marcadas tendencias a la concentración determinan una forma de distribución del ingreso
que limita la capacidad de compra de la mayor parte de la población y entraba las producciones
masivas, aumentándose así los costos unitarios de producción, los precios y el desabastecimiento.
141. Los monopolios y oligopolios privados tanto nacionales como extranjeros, se aprovechan de
las debilidades del aparato productivo nacional, y controlan sectores importantes de los mercados,
lo que les permite fijar libremente los precios bajo el criterio exclusivo de la obtención de la máxima
ganancia, con la incapacidad del Estado para controlarlos.
142. La inflación disminuye los salarios reales de la población trabajadora, porque los aumentos de
salarios se quedan rezagados con respecto al aumento de los precios. Todo ello sirve para
aumentar los niveles de explotación y relanzar procesos de acumulación en condiciones ventajosas
para la burguesía. El auge de la importación trae consigo a la inflación importada.
c) Pequeña y mediana propiedad
143. Estas capas de la burguesía se caracterizan por poseer capitales pequeños y no tener
asociaciones importantes con la oligarquía internacional, a pesar de que casi todo lo que venden o
escasamente producen, tiene un alto componente importado, lo que en la mayoría de los casos
obliga a que dependan de las relaciones comerciales que puedan establecer con el imperialismo.
144. Las medianas y pequeñas empresas son asfixiadas por los monopolios, que inciden en su
baja competitividad, es decir, escasa eficiencia productiva. Acceden con mucha dificultad a las
materias primas y equipos, por su baja escala de acumulación de capital, que además es motivado
por el difícil acceso al crédito, que al conseguirlo, deben pagar intereses muy altos, lo que frena
más aún su exiguo patrimonio.
145. Caso aparte es el de la pequeña y mediana burguesía que ha emergido en la primera década
del siglo XXI, bajo la protección y con el estímulo del gobierno que se formó tras el triunfo electoral
de 1998. Estas fracciones burguesas y pequeño burguesas improductivas, se aprovechan de la
renta administrada por el Estado venezolano, tienen intereses fundamentales asociados a
actividades tales como el comercio importador, los servicios financieros, los negocios con
instituciones públicas y los servicios no esenciales.
146. Por otro lado están los llamados pequeños propietarios y productores constituidos por
pequeños campesinos, pequeños comerciantes, artesanos, quienes ocupan un porcentaje cada
vez menor de la población económicamente activa. En general disminuye de manera muy drástica
su participación en la producción y su aporte en el nivel general de empleo.
d) La industria petrolera
147. La actividad petrolera genera la mayor parte de los ingresos públicos, de las exportaciones -
en el 2010 alcanzó el 95%- y por ende de la entrada de divisas. El petróleo es –y lo seguirá siendo
durante mucho tiempo– el sector fundamental de la economía, con el agravante de que en etapas
importantísimas del proceso de explotación del petróleo, como son la exploración, extracción y
refinación. Venezuela sufre de una importante dependencia tecnológica que no ha sido resuelta,
aunque se ha tratado de suplir con una serie de acuerdos sobre transferencia tecnológica con
varios países, que no han surtido el efecto necesario.
148. La nacionalización de la industria petrolera en 1975, no rompió la dependencia de los grandes
trusts internacionales. Con la llamada apertura petrolera continuamos con una producción sometida
a los grandes mercados internacionales, en perjuicio de los intereses de la Nación. Sin embargo,
desde el 2003 ha habido importantes avances en este sentido.
149. Seguimos sometidos a contratos de tecnología con los mismos monopolios internacionales.
Los trusts internacionales continúan siendo los agentes fundamentales en los servicios de
consultoría, brokers, transportadores y aseguradores marítimos. A pesar de tener una serie de
inversiones internacionales llevadas a cabo en el proceso de internacionalización de la principal
industria petrolera, que PDVSA ha realizado a principios de los años 80, el país sigue pagando
altas tasas para la negociación del petróleo.
150. Si bien es cierto que nuestra producción ha tenido una diversificación de los mercados
petroleros, el principal socio comercial y comprador de petróleo sigue siendo EE.UU., aunque se
perfilan nuevos países como China y Rusia, además de la región suramericana.
151. La llamada apertura petrolera que tuvo lugar durante los gobiernos neoliberales, negoció en
condiciones extremadamente desventajosas la exploración y explotación de la Faja Petrolífera del
Orinoco con severo daño para los intereses nacionales. A partir de 2008 se introdujo un nuevo
esquema de acuerdos en esta materia, que sustituyó los antiguos convenios operativos y
asociaciones estratégicas por nuevas empresas mixtas que aseguran un mayor control del Estado
venezolano sobre las diversas operaciones.
152. Estas actividades en la Faja Petrolífera del Orinoco, requieren altos niveles de tecnología e
inversión, debido a las características del petróleo pesado y extrapesado y con alto contenido de
azufre, lo que obliga al Estado venezolano a procurar fuentes alternativas de financiamiento.
153. A pesar de que las empresas mixtas representan un avance con respecto a la situación
anterior, debe estar totalmente claro que la política realmente revolucionaria, estriba en una
completa nacionalización, sin indemnización, de todos nuestros recursos. Esa es la única forma de
garantizar plena soberanía energética y controlar la afluencia de los recursos necesarios para
impulsar el desarrollo científico-técnico y reconducir los objetivos de la actividad petrolera hacia el
cambio de la estructura económica nacional, que nos lleve de la exportación de crudo a la
elaboración de productos terminados.
154. Los patrones de refinación se mantienen en la línea de producir algunos productos
petroquímicos para mercados tradicionales. Pequiven todavía no ha alcanzado los niveles
necesarios para relanzar la producción petroquímica y hacer industrias aguas abajo que permitan
la producción estatal y en masa de los múltiples derivados del petróleo que se pueden producir a
muy bajo coste.
155. Las reservas de gas aumentan a la vez que la industria petroquímica avanza con gran
lentitud, obligando a que los incrementos en la demanda de tales productos deban ser atendidos
con importaciones.
156. El exceso de consumo interno de gasolina, por su bajo precio, amenaza con copar la
capacidad de refinación. Sin embargo el aumento del precio continúa siendo problemático debido a
que no se cuenta todavía con medios más eficientes alternativos al transporte por carretera como,
por ejemplo, los ferrocarriles.
157. Por otro lado, la industria petrolera ha avanzado en su nivel de compromiso con el desarrollo
integral del pueblo trabajador, a través del financiamiento y ejecución de programas sociales
varios. Sin embargo, es necesario advertir que esta correcta política debe estar acompañada del
aumento en los niveles de eficiencia y eficacia en el manejo de la industria, a fin de garantizar la
sostenibilidad tanto de los programas sociales como de la propia industria.
e) Capital imperialista
158. El capital extranjero que ya venía diversificando su inversión en diversos rubros de la
producción, aumentó esta tendencia después de la nacionalización del hierro y del petróleo.
159. Hasta finales del siglo XX, el saldo neto de los movimientos de capital extranjero muestra un
crecimiento sostenido de su penetración en diversos sectores y ramas. El grueso de esa inversión
extranjera provenía de los EE.UU. Esta inversión se dirigía preferentemente hacia la industria fabril,
en especial a las ramas productoras de bienes intermedios y de capital, bajo la forma de empresas
mixtas, así como a las finanzas, la construcción, el transporte y el turismo.
160. En las décadas del 80 y 90, la penetración de capitales extranjeros se intensificó por la vía de
la adquisición de empresas que habían sido propiedad del Estado y fueron privatizadas en esa
época neoliberal. Pero por otra parte, ocurrió la emigración de empresas transnacionales
instaladas en el país a otros países como Colombia y Perú, en busca de mayores tasas de
ganancia.
161. A partir de 1999, la tendencia de las inversiones extranjeras en nuestro país es hacia el
decrecimiento, motivado por la dinámica política que la lucha de clases ha promovido a lo interno,
intensificada por la crisis global del capitalismo durante los años más recientes.
162. Ello a pesar de la diversificación de los mercados internacionales con los que nuestro país ha
entablado negociaciones y adelantado proyectos en las áreas industrial, tecnológica, transporte y
comunicaciones. Con lo cual el grueso de las inversiones extranjeras ya no dependen de EE.UU.
163. Las empresas mixtas, entre capital nacional y transnacional, son otro medio utilizado por el
capital imperialista para subordinar a las empresas del país. Esto es particularmente cierto en el
caso de las empresas privadas, porque en las empresas estatales se ha avanzado en reafirmar la
soberanía de nuestro país sobre los intereses del capital extranjero.
164. Continúa habiendo fuerte presencia de empresas transnacionales que cometen todo género
de abusos, imponiendo enormes sobreprecios en los proyectos, retrasando la ejecución de otros e
incluso incumpliéndolos, recibiendo grandes ventajas en el comercio exterior, e imponiendo
leoninos contratos de suministro de equipos, repuestos, materias primas y asistencia tecnológica,
comercial y administrativa. La venta de tecnología también es una forma de dominación que usan
las empresas transnacionales.
f) La dependencia
165. Actualmente los principales factores de la dependencia son:
166. a) La tecnológica que hace al país dependiente y a la vez tributario de grandes sumas de
dinero, comenzando por la industria petrolera;
167. b) La inversión de capitales, incluyendo el endeudamiento de las empresas y del Estado;
168. c) La dependencia alimentaria y agroalimentaria;
169. d) La influencia neocolonial del imperialismo en la ciencia, en la educación, en los medios de
comunicación y en la cultura.
170. El problema de la dependencia no sólo atenaza a las empresas privadas, sino que se extiende
también a los entes y empresas del Estado, los cuales contribuyen a reproducir y reforzar esta
situación. En la primera década del siglo XXI asistimos al establecimiento de numerosos acuerdos
entre el Estado venezolano y diversas contrapartes extranjeras que no apuntan lo suficiente hacia
el aumento de la capacidad productiva del país y la independencia tecnológica.
171. El carácter de país petrolero permite al Estado jugar un papel más autónomo en algunos
casos y tener una presencia más destacada en actividades económicas y políticas internacionales.
172. Se hace imprescindible la formación de alianzas y escenarios que propicien y fortalezcan la
multipolaridad a nivel continental y global, en función de la definitiva ruptura de la dependencia y la
subordinación de la nación frente a los dictados del imperialismo, en particular el estadounidense.
g) Situación agraria
173. En la agricultura venezolana predominan ampliamente las relaciones sociales de producción
capitalista, desarrolladas dentro de un marco de monopolización de la tierra en manos de grandes
terratenientes y burgueses agrarios, así como una monopolización de la agroindustria y del agro-
comercio.
174. El monopolio de la tierra, así como la acción de los monopolios industriales, comerciales,
transportistas y bancarios y la dependencia tecnológica obstaculizan el desarrollo de las fuerzas
productivas en el campo y configuran una economía agraria ineficiente, ambientalmente no
sustentable y en franco decrecimiento.
175. El marginamiento persistente de la agricultura durante todo el siglo XX y la desatención al
medio rural han generado una acelerada migración campesina hacia las ciudades, así mientras la
población total aumenta, la agricultura desciende y la población económicamente activa en la
agricultura se reduce de 12 a 8,4 % entre 1990 y 1999.
176. El Estado venezolano ha emprendido en los últimos años una política de recuperación de
tierras y empresas dedicadas al ramo agrícola campesino, acompañado de un financiamiento y
tecnificación del trabajo campesino. Pero los problemas de corrupción, clientelismo y falta de
seguimiento, han impedido un avance real en la situación del campo.
177. A pesar de los esfuerzos no se ha podido generar hasta ahora un desarrollo agrícola acorde
con las necesidades del país. El capitalismo en Venezuela demostró su desinterés para desarrollar
el campo, y el Estado actual avanza con muchos obstáculos en la socialización de la tierra y la
tecnología. Transcurridos ocho años de promulgada la Ley de Tierras y Desarrollo Agrario y otras
afines, aún no se han logrado los grandes objetivos que necesita la transformación del campo.
178. La producción no ha crecido al ritmo del aumento de la población y de los requerimientos de
productos agropecuarios. Esto a pesar de que algunos renglones han aumentado la producción y
la productividad por hectárea.
179. En Venezuela se viene practicando una agricultura contrapuesta a las características
ecológicas que predominan en nuestro territorio, porque se privilegian cultivos de ciclo corto, de
baja eficiencia productiva en el trópico, como el maíz, por ejemplo, mientras que los cultivos de alta
eficiencia como el arroz, musáceas (cambures y plátanos) palma aceitera africana, coco, frutales,
caña de azúcar, leguminosas de grano, raíces y tubérculos, café y cacao, algodón y especies
forrajeras tropicales, han recibido menos atención en los programas de estímulo a la agricultura.
180. Dentro del crecimiento capitalista que ha tenido Venezuela en los últimos 50 años, la
agricultura no tiene otras perspectivas de desarrollo sino de un crecimiento lento, incapaz de
alcanzar a cubrir las necesidades nacionales de alimentos y de materias primas, a menos que se
adopten políticas más radicales de transformación del modo de producción en el campo.
181. Se mantienen bajos índices de productividad por unidad de superficie cultivada, con respecto
a la censada y de unidad de superficie cosechada por habitante.
182. Las importaciones de productos de origen agrícola y pecuario, aumentaron de forma
importante en los últimos años, agravando de esa manera la dependencia alimentaria.
183. Las agroindustrias de alimentos bebidas, vestidos y calzados, tabaco, madera y papel, por
ejemplo, muchas de las cuales deberían ser industrias rurales, ocupan actualmente más del 50%
de la mano de obra que trabaja en la industria manufacturera nacional, Sin embargo, sólo utilizan
una pequeña porción de su capacidad instalada porque a la baja producción primaria se agrega la
importación masiva de productos elaborados.
184. A pesar de lo anterior, en los últimos diez años se desarrollan perspectivas positivas acerca
de la organización y movilización del sector campesino, el financiamiento de unidades de
producción en las diferentes áreas del campo, el acompañamiento técnico desde el Estado hacia
los pequeños y medianos productores, el aumento de la inversión en los sectores agrícola y
pecuario para mejorar la producción de las tierras recuperadas.
185. La cuestión agraria en Venezuela sigue siendo no sólo un problema económico y social, sino
también político.
186. Esta situación da cierta particularidad al carácter de la lucha por las transformaciones
agrarias, ante una burguesía agraria que utiliza la fuerza de la violencia armada, especialmente
haciendo uso de paramilitares extranjeros y algunos nacionales, para amedrentar y asesinar a
líderes campesinos.
187. Las transformaciones agrarias necesarias en las condiciones actuales de Venezuela son
posibles únicamente en una situación revolucionaria que las imponga y cuando el poder pase a
manos de un gobierno popular que exprese los derechos e intereses de los campesinos y
trabajadores. Su objetivo primordial es elevar el nivel de vida en el campo y asegurar el
abastecimiento de la población en general, mediante la liquidación de la gran propiedad privada de
la tierra y su sustitución por explotaciones estatales bajo la dirección de obreros agrícolas y de
cooperativas de parceleros campesinos, los consejos campesinos como forma de organización de
masas, así como junto a la pequeña y mediana producción de parceleros campesinos
independientes, asistidos por el Estado, para quienes así lo deseen.
188. La nacionalización de los monopolios que ahogan la pequeña y mediana producción agrícola
asegurará a la vez la subsistencia de estas últimas.
h) Algunos cambios fundamentales
189. Al finalizar el estudio de la estructura económica del país, queremos destacar algunos
cambios que son relevantes para valorar globalmente nuestra situación y precisar el carácter de
nuestra revolución por un Estado Democrático Popular Revolucionario.
190. La paralización del voraz proceso de privatización que estaba en marcha desde finales de la
década de los 80, constituye un hito importante para nuestra economía y la recuperación de la
soberanía nacional sobre áreas estratégicas.
191. Desde 1999 se han puesto en marcha políticas progresistas para recuperar las fuerzas
productivas necesarias para el desarrollo nacional y la superación de la dependencia en algunos
sectores de la economía. La más importante de ellas es la nacionalización de empresas y servicios
en áreas vitales para el país.
192. Con ello se ha buscado detener el avance de las fuerzas contrarrevolucionarias y satisfacer
las exigencias de la clase obrera ante los atropellos y violaciones generados por los empresarios
privados. Asimismo, en el marco de una correcta política de defensa nacional, se ha puesto
luchado contra la especulación, acaparamiento, desabastecimiento, como prácticas usadas por la
burguesía para frenar los avances progresistas por la vía de la desestabilización.
193. Debemos mencionar la recuperación de la soberanía sobre las distintas actividades petroleras
de extracción y procesamiento, así como los servicios prestados a la industria petrolera nacional.
194. También fueron recuperadas las industrias del área siderúrgica, enfatizamos el proceso de
renacionalización de la Siderúrgica del Orinoco (Sidor) y Sidetur. Asimismo se detuvo a tiempo la
negociación de la industria del aluminio con empresas transnacionales.
195. Buena parte del sector de la construcción también fue pasado al control del Estado,
especialmente con las cementeras, de capital transnacional, y fábricas de materiales e insumos
para la construcción.
196. El sector de alimentos tuvo prioridad para el Estado venezolano durante la última década,
llegando a controlar un alto porcentaje de la comercialización de productos alimenticios y la
nacionalización de empresas dedicadas al sector. Para promover el desarrollo del campo, se
nacionalizaron algunas empresas agroindustriales y se recuperaron vastas tierras que se
encontraban ociosas o en manos de latifundistas. Con ello se hizo justicia a las y los campesinos,
pequeños y medianos productores, al darles acceso a tierras e insumos para su actividad.
197. En el área de los servicios resalta el sector eléctrico, cuyo control está en manos del Estado,
dado el carácter estratégico para la vida nacional y su aporte al desarrollo. Una parte importante de
la banca privada y el sector financiero también pasó a manos del Estado, luego de procesos
fraudulentos y lesivos al interés nacional por parte de la burguesía financiera.
198. Las telecomunicaciones también pasaron a ser un sector estratégico para el Estado, por lo
que recuperó el control de la principal compañía telefónica nacional CANTV y su filial de telefonía
móvil, Movilnet.
199. La administración de puertos y aeropuertos también fue recuperada por parte de la
administración pública central, al constatar el estado de abandono de tan importante sector.
Asimismo, se renacionalizó una de las principales líneas aéreas, VIASA. 200. Como hemos
mencionado anteriormente, esta política de nacionalización y recuperación de la soberanía
nacional sobre áreas estratégicas, constituye un paso necesario y correcto para el desarrollo
nacional. Pero esta sola acción quedaría inconclusa si no se aplica una planificación central
participativa, control y contraloría efectiva y participación de las y los trabajadores, en
correspondencia con un impulso al aumento de la capacidad productiva, el desarrollo tecnológico y
la transformación de las relaciones sociales de producción. 201. Si lo anterior no ocurre, se corre el
riesgo de profundizar el Capitalismo de Estado, lo que terminaría beneficiando más los sectores de
la burguesía emergente y ya existente que al pueblo trabajador.
CAPÍTULO IV
SOCIEDAD Y ESTADO
a. LAS CLASES SOCIALES
202. La composición clasista de la sociedad venezolana responde a la estructura económica
vigente en el país, en el cual existen dos clases fundamentales: la burguesía y el proletariado.
203. La burguesía, en sus expresiones monopólicas y no monopólicas, ejerce su dominación sobre
la clase obrera y demás sectores y capas de la sociedad a través de relaciones de explotación que
se legitiman por la persistencia de un Estado capitalista cuyo régimen político ha sido desde 1958
la democracia burguesa.
204. El proletariado es la clase más importante tanto por su condición de productor directo de
bienes materiales como ejecutor de servicios y por su condición numérica con relación a la
burguesía, que según el INE apenas ronda las 500 mil personas. De acuerdo a cifras del INE
(2010), de los 29.107.081 de habitantes que tiene Venezuela, unos 20.405.608 están en edad de
trabajar, es decir, pertenecen a la Población Económicamente Activa (PEA). Comparativamente, la
burguesía apenas ronda las 500 mil personas. El proletariado ligado a la producción industrial, es
la única clase consecuentemente revolucionaria de la sociedad capitalista y está llamada a
encabezar a todos los trabajadores en la lucha contra el capitalismo, a convertirse en el sepulturero
del régimen capitalista y en el creador del comunismo.
205. También está la pequeña burguesía, integrada por personas que poseen medios de
producción en pequeña escala con los que trabajan directamente; y que como producto del
proceso de concentración y centralización del capital se ven afectados por la acción depredadora
de los principales monopolios de la economía.
206. Entre la burguesía, la pequeña burguesía y el proletariado están las capas medias integradas
por personas vinculadas directa o indirectamente al proceso productivo, cuyos ingresos están en
correspondencia con sus niveles de capacitación técnica y profesional, bien sea como trabajadoras
y trabajadores especializados con responsabilidades de dirección y supervisión de la producción, o
como prestadores de servicios profesionales. En ambos casos sus ingresos les garantiza un nivel
de vida y un estatus social que ideológicamente los acerca a la pequeña burguesía aún cuando no
es propietaria de medios de producción. Por tanto, esta capa social, falsamente asumida como
clase media, se caracteriza por su inestabilidad en la lucha de clases, de acuerdo a sus intereses.
207. En el campo existen, además de la burguesía y el proletariado agrícola, muy pocos
terratenientes y campesinos. Este último incluye a los semi-proletarios y a los pequeños y
medianos campesinos que sufren lo indecible para valorizar su trabajo y obtener los medios de
vida necesarios para reproducirse.
a. La clase obrera y demás categorías de trabajadores y trabajadoras
208. El 70,68% de la población constituye la fuerza de trabajo del país. El 63,8% de esas personas
están activas en algún empleo y el resto (estudiantes, amas de casa, etcétera) no están
incorporadas al mercado de trabajo.
209. La clase obrera es la clase social formada por las y los trabajadores asalariados de la
sociedad capitalista, hoy vigente en Venezuela; no son propietarios de los medios de producción y,
por ello, están, obligados a vender su fuerza de trabajo a los capitalistas. La clase obrera está
ocupada en los diversos sectores productivos: petróleo, petroquímica, siderúrgico, metal,
agroindustria, químico-farmacéutico, telecomunicaciones, electricidad, manufactura, calzado, textil,
construcción, electrodomésticos, automotriz, entre otros.
210. Existen otras categorías de trabajadores y trabajadoras en el sector de los servicios:
transporte, comercio, banca y seguros, salud, educación, administración pública, hotelería,
restaurantes y servicios turísticos, servicios funerarios, entre otros.
211. El índice de empleo, según cifras oficiales es de 92%, aproximadamente, a finales de 2010,
estimulado principalmente por el papel del Estado como empleador. Aproximadamente el sector
privado emplea el 80% (2009) de la mano de obra asalariada y el sector público el 20% de la
misma. En el primero las actividades económicas que ocupaban más fuerza de trabajo son la
industria manufacturera, el comercio, los servicios y la construcción. En el sector público, esas
actividades son los servicios públicos, petróleo, explotación de minas y canteras, transporte,
comunicaciones, industrias básicas, agroindustrias, comercio, manufactura, electricidad, gas y
agua.
212. En la actualidad, el empleo en el sector estatal ha ido creciendo de manera exponencial,
relacionado con el crecimiento de la participación del Estado en la economía, por la vía de las
nacionalizaciones y la creación de nuevas empresas de producción y de servicios, y especialmente
por el incremento de la burocracia estatal. Mucho de este empleo se realiza en condiciones
precarias: contratos por tiempo determinado, tercerización, subcontratación. Esto ocurre
especialmente bajo la forma de trabajo “voluntario” o “comunitario” que simula la relación laboral en
el marco de políticas asistencialistas.
213. Los trabajadores por cuenta propia son cerca de un 25% que en muchos casos trabajan en
relaciones de tercerización o subcontratación encubiertas. Los ayudantes familiares,
cooperativistas y demás alcanzan el 7%, pero disminuyen aceleradamente. Los patronos y
empleadores (burguesía y pequeñoburgueses) representan menos del 5%.
214. El número de patronos se ha mantenido en las últimas dos décadas aproximadamente estable
en torno a los 500 mil, pero apenas unos 9 mil de ellos son empresarios industriales. De igual
forma, no todos los asalariados pueden considerarse como parte integrante de la clase obrera
industrial; la mayoría de ellos no se dedican a la transformación, sino a actividades que no agregan
valor (finanzas, comercio, seguridad, etc.). Entre los profesionales y técnicos asalariados existe
una tendencia hacia el empeoramiento de sus condiciones económicas y de trabajo.
215. La clase obrera dedicada a actividades de transformación y/o valorización del capital,
incluidos los obreros agrícolas, constituye aproximadamente un 12 por ciento de la población
económicamente activa. El grueso de ella se concentra en las industrias de petróleo, minería,
manufactura, electricidad, construcción, metalurgia y agroalimentaria. Sus mayores
concentraciones geográficas se dan en la región capitalina, central, centro occidental, zuliana,
andina y guayanesa.
216. Para 1974 la industria petrolera tenía 24.003 personas ocupadas. En 1978 se registró un leve
aumento a 24.730 personas ocupadas, de las cuales 11.245 eran obreros dedicados a las
actividades de transformación y 13.485 eran empleados en el área administrativa. Después de la
nacionalización y actualmente con la intensificación de actividades en la Faja del Orinoco, hay
tendencias al aumento del número de trabajadores que alcanzó su pico con 40 mil trabajadores en
diciembre de 2002. A partir de ese año la cifra disminuyó en la mitad por el despido de 20.000
trabajadores administrativos y de gerencia que participaron en el sabotaje petrolero.
217. Luego, en el marco de la nacionalización de las empresas asociadas a las actividades
primarias como transporte, perforación, servicios, entre otras, PDVSA absorbió como personal fijo
a un gran contingente de trabajadores y trabajadoras que laboraban en esas empresas, en
condiciones de tercerización. A ello hay que sumarle la carga burocrática en áreas de inversión
social, especialmente en los ámbitos de alimentos y educación, con lo cual la nómina de la
empresa asciende a más de cien mil trabajadores y trabajadoras.
218. Los obreros de la industria manufacturera siguen siendo muy importantes desde el punto de
vista cualitativo, pese a la notable reducción que han sufrido sus filas debido a la
desindustrialización del país en los últimos 25 años. Su número hoy está por debajo de los 500 mil,
o un 4 por ciento del total de la fuerza laboral activa del país. 219. Entre ellos destacan los
metalúrgicos, concentrados en el complejo industrial guayanés, que por su cantidad y tradición de
luchas revolucionarias, han dado muestras de una posición de clase destacable. De hecho, sus
luchas contribuyeron a la renacionalización de SIDOR y otras filiales que habían sido rematadas a
las transnacionales por los gobiernos de corte neoliberal en los años noventa.
220. Los trabajadores del área textil -donde hay gran cantidad de mujeres muy explotadas,
discriminadas y con bajos salarios sobre todo en la confección- han venido poco a poco
desapareciendo por la competencia de las mercancías traídas del exterior. Quedan muy pocas
empresas y cooperativas que se dedican a esas labores. La nacionalización fallida de algunas
empresas del ramo nos muestra las dificultades competitivas por las que pasa el sector y su
imposibilidad de tener precios similares a los que maneja las grandes empresas de confección a
nivel mundial. Asimismo, la ausencia de planificación central participativa, la ineficiencia
generalizada en las empresas y entes del Estado, y la falta de control, contraloría y participación de
los trabajadores del sector, han incidido en estos contratiempos.
221. El proletariado agrícola y agroindustrial es la clase más explotada y más progresista del
campo. Su número se estima en unos 750.000 y con una tendencia a disminuir por la escasa y
decreciente producción agrícola y agroindustrial del país. Entre los obreros agrícolas hay miles de
extranjeros, principalmente colombianos, que han ingresado al país en busca de subsistencia o
huyendo de la violencia en el vecino país y que en muchos casos son tremendamente explotados
por los patronos dada su indefensión como indocumentados.
222. El 98 por ciento de las riquezas producidas en el país tienen lugar dentro de relaciones de
producción capitalistas. Han sido producto del trabajo y el esfuerzo de la clase obrera urbana y
rural; sin embargo, es la clase más explotada de la sociedad. El exiguo campesinado y artesanado
ya produce muy poco.
223. La distribución de la riqueza producida por el trabajo todavía se muestra abiertamente
favorable a la burguesía. En el año 2008, de acuerdo a las estadísticas oficiales nacionales, la
burguesía se apropiaba del 63% del total de la riqueza producida.
224. El conjunto de asalariados alcanza apenas el 37% de esa riqueza. Menos de 500 mil patronos
explotan a más de 12 millones de trabajadores activos que a su vez mantienen directa o
indirectamente a otros 7 millones que se consideran inactivos, y a un millón de cesantes.
225. En 2009, del total de las y los trabajadores de la industria manufacturera un 63 por ciento
estaban ocupados por grandes industrias con más de 100 empleados cada una; las industrias
medianas con un número entre 21 y 100 trabajadores ocupaban 23 por ciento del total, y las
pequeñas industrias con menos de 20 trabajadores ocupaban al 14 por ciento restante.
226. El 48 por ciento de las unidades de la industria manufacturera se encuentran en el Distrito
Capital y su área metropolitana y otro 20 por ciento está instalado en el eje Miranda-Aragua-
Carabobo; un 9 por ciento se encuentra en la región centro occidental, y casi otro tanto en la región
zuliana; en Los Andes está instalado el 7 por ciento, en la región nor-oriental el 5 por ciento, en
Guayana un 3 por ciento y en Los Llanos apenas 1 por ciento.
227. Como dato importante debemos destacar un proceso de disminución del parque industrial
(menos unidades empresariales) producto del cierre unilateral de empresas por parte de sus
propietarios o accionistas, bien sea por motivos políticos o por razones económicas ligadas a los
efectos residuales de las políticas neoliberales que favorecieron las tendencias hacia la
concentración y centralización del capital. Entre 1996 y 2007 el número total de empresas
industriales manufactureras se redujo en casi un 40 por ciento, reducción que afectó especialmente
a la pequeña y mediana empresa.
b) El movimiento obrero y sindical
228. Las y los comunistas venezolanos asumimos la vigencia plena del movimiento sindical y el
establecimiento progresivo de los consejos de trabajadoras y trabajadores como la forma de
organización más amplia de la clase obrera y demás trabajadores en el plano de la lucha de
clases. Las organizaciones sindicales son instrumentos para lograr no sólo objetivos económicos y
sociales sino incluso políticos, y en esa dinámica deben contribuir efectivamente a la formación de
conciencia de clase de las masas trabajadoras en su lucha hacia la liberación.
229. En la historia del movimiento obrero y sindical venezolano el PCV ha sido protagonista de
primer orden. Nuestro Partido, desde la tercera década del siglo XX, fue actor fundamental en la
fundación de los primeros sindicatos de clase. Muchos insignes camaradas, como Manuel
Taborda, José Martínez Pozo, Jesús Faría, Rodolfo Quintero, Eumelia Hernández, Jesús Correa,
Cruz Villegas y Hemmy Croes, estuvieron entre los líderes de inolvidables batallas del movimiento
obrero organizado en sus primeros años y posteriormente, teniendo como jornada emblemática la
gran huelga petrolera de 1936.
230. La actividad del PCV en el seno del movimiento obrero y sindical hizo posible que la clase
trabajadora se movilizara en lucha contra las dictaduras.
231. El movimiento obrero y sindical venezolano sufrió su primera división en 1941,debido a una
maniobra que provocó la ilegalización de los sindicatos con mayoría comunista en su dirección. A
comienzos de los años 60, el reformismo se posesiona del control de la principal central sindical, la
Confederación de Trabajadores de Venezuela (CTV). La segregación de comunistas y otros
factores progresistas de esta central provocó su división y la conformación de la Central Unitaria de
Trabajadores de Venezuela (CUTV) en 1963.
232. A partir de entonces, continuó profundizándose la división orgánica del movimiento obrero y
sindical venezolano, hasta el punto de que hoy existen al menos formalmente cinco centrales
obreras: CTV, CUTV, CGT, CODESA y UNETE, además de un importante número de
organizaciones sindicales no confederadas.
233. Durante los gobiernos bipartidistas derivados del Pacto de Punto Fijo, la CTV fue instrumento
sindical al servicio de la dominación imperialista y oligárquica en nuestro país. Como contraparte,
desde las posiciones del sindicalismo clasista la CUTV se convirtió en referente sindical más
consecuente en defensa de los genuinos intereses de la clase obrera y contra las políticas al
servicio del capital desarrolladas por los gobiernos de AD y Copei, incorporándose luego a la base
social del bloque de fuerzas participantes en los cambios progresistas iniciados en 1999.
234. La CTV desde 1975 hasta 1998 tuvo el 45% de la tasa de afiliación, gracias al apoyo
incondicional recibido desde el Estado y a su colaboracionismo de clase con la patronal
FEDECAMARAS. Pero luego de su activa participación en las diversas acciones del plan golpista
de 2002-2003 la CTV ha continuado su declive.
235. Lo anterior se profundizó tras el surgimiento de UNETE, la cual se constituyó rápidamente
como la principal central obrera del país. Para el año 2006 cuenta con 1.325 sindicatos y 1.432.000
trabajadores registrados, frente a la CTV con 900 sindicatos y 770.000 de trabajadores.
236. La UNETE nació como la central sindical del proceso bolivariano y, por tanto, como la
referencia alternativa frente al cetevismo desclasado y contrarrevolucionario. No obstante, su
momento fundacional estuvo signado por la ausencia de prácticas democráticas y se ha visto
amenazada en diversos momentos por sus fracturas internas y por la reproducción de ciertas
prácticas propias del sindicalismo reformista
y burocrático.
237. Sin embargo, desde su Congreso de relanzamiento concluido en abril de 2010, la UNETE,
aun con dificultades orgánicas de dirección, se ha consolidado como una central sindical crítica y
propositiva, desde posiciones de independencia de clase y que tiende a unir, mediante el desarrollo
de planes de lucha, a oros factores de las y los trabajadores, tales como las y los delegados de
prevención y los Consejos Socialistas de Trabajadores y Trabajadoras.
238. Las y los comunistas, buscando la unidad orgánica del movimiento obrero y sindical,
actuamos en la UNETE a través de la Corriente Clasista de Trabajadores y Trabajadoras “Cruz
Villegas”.
239. En los últimos años, la derecha sindical mundial, respondiendo a la estrategia global de
dominación de los capitales transnacionales, decidió unificarse en una sola central, fundándose en
noviembre de 2006 la Confederación Sindical Internacional (CSI), producto de la fusión de la
socialdemócrata Confederación Internacional de Organizaciones Sindicales Libres (CIOLS) y de la
socialcristiana Confederación Mundial de Trabajadores (CMT). En América, unificaron a la ORIT y
a la CLAR en la Confederación Sindical de Trabajadores y Trabajadoras de las Américas (CSA).
En Venezuela, las derechistas CTV, CGT y CODESA -las dos últimas casi extintas- se afiliaron a la
CSA y a la CSI.
240. El movimiento obrero y sindical venezolano sigue enfrentando la histórica tendencia de la
burguesía y del Estado a someterlo a su tutela y subordinación. Asimismo existen corrientes
abiertamente controladas por el Estado que buscan la hegemonía del movimiento obrero y sindical,
desde posiciones patronales. Esta situación complejiza la lucha de las y los trabajadores frente a
los patronos públicos y privados.
241. La división y dispersión orgánica sigue siendo un rasgo de debilidad del movimiento obrero y
sindical, que persiste y se profundiza con la práctica del paralelismo sindical, ejercido sobre todo
por corrientes sindicales divisionistas.
242. Ha habido avances cualitativos expresados en organización y movilización de la clase
trabajadora buscando un mayor protagonismo político especialmente por la aprobación de una
nueva Ley Orgánica del Trabajo y la Ley Especial de Consejos Socialistas de Trabajadoras y
Trabajadores, y el establecimiento del control obrero en empresas estatales. Pese a ello, la
insuficiente conciencia de clase de la mayoría de las y los trabajadores sigue siendo la principal
debilidad del movimiento obrero y sindical que impide la insurgencia de la clase como principal
fuerza motriz y vanguardia del proceso nacional liberador venezolano en la perspectiva socialista.
243. Parte de la responsabilidad en este cuadro de debilidad del movimiento laboral, la tiene una
dirigencia sindical que se resiste a abandonar el economicismo como principal forma de lucha,
retrasando a la clase obrera y demás trabajadores ben el cumplimiento de su papel histórico.
244. De allí que el PCV, partiendo de su fundamentación ideológica y programática, impulsa a
través de las organizaciones de la clase -sindicales, Consejos de Trabajadores, delegados de
prevención, y otras que puedan surgir en el desarrollo de la lucha de clases- la unidad de acción de
las y los trabajadores a objeto de avanzar hacia la necesaria unidad orgánica y programática, así
como la formación de conciencia de “clase en sí” a “clase para sí”, tendiendo a construir la
hegemonía de clase. En tal sentido, la consolidación y fortalecimiento de la UNETE, así como la
aplicación consecuente de los principios del sindicalismo clasista, se convierten en objetivo
importante que nos planteamos las y los comunistas junto a otros sectores progresistas y
revolucionarios. En tal escenario es donde nuestro activo obrero y sindical, nucleado en torno a los
instrumentos orgánicos y auxiliares destinados a tal fin, debe dar la batalla principalmente.
245. Nuestro Partido igualmente estimula las iniciativas de solidaridad proletaria nacional e
internacional. Más aún cuando la clase obrera mundial, en el marco de la crisis estructural del
capitalismo y la agudización de la lucha de clases, batalla día a día contra las políticas neoliberales
y reduccionistas de las reivindicaciones económicas y sociales que vienen aplicando los gobiernos
de Europa, EE.UU. y otras regiones del planeta. De allí la importancia de fortalecer a la FSM y
reducir la influencia perniciosa y desclasada de CSI.
246. En 1978 había 850 mil trabajadores amparados por la contratación colectiva, en el 2004 esa
cifra alcanza los 1.516.711 trabajadores, lo cual expresa un crecimiento mucho menor al
crecimiento poblacional. Esta cifra es un tanto superior a la de trabajadores sindicalizados porque
existen trabajadores no inscritos en sindicatos que, sin embargo, gozan de los beneficios de la
contratación.
247. Desde 2006 a la fecha ha habido unas 490 huelgas legales e innumerables huelgas ilegales;
cada año se producen asimismo cientos de diversas acciones de protesta en reclamo de derechos
y reivindicaciones de naturaleza salarial o de condiciones de trabajo. En muchas ocasiones, tales
acciones legítimas de las y los trabajadores y sus organizaciones son reprimidas con el uso de la
fuerza pública ,ejerciéndose desde el poder del Estado una tendencia a la criminalización de la
protesta y la penalización de la lucha sindical. Debe observarse que en los últimos tiempos esta
conflictividad laboral es mucho más aguda entre los trabajadores oficiales o públicos que entre los
empleados de la patronal privada. Hasta un 80% de todas las acciones de reclamo laboral del año
2010 tuvieron por protagonistas a trabajadores de entes y empresas del Estado.
248. La burguesía y los gobiernos históricamente ha puesto especial interés en cercenar el
derecho de huelga. En Venezuela este derecho está hoy consagrado en la Constitución
Bolivariana. Fue ya desarrollado claramente en la Ley del Trabajo de 1936 y ratificado en Ley
Orgánica del Trabajo de 1990. Sin embargo, por medio de triquiñuelas de algunos inspectores del
trabajo al servicio de los patronos, y la aprobación de desmejoras legales y reglamentarias, se ha
restringido al extremo el derecho a huelga. Otro instrumento que lesionó tal derecho durante los
gobiernos del puntofijismo fue la Ley de Seguridad y Defensa Nacional, la cual establecía, incluso,
la militarización del personal de las empresas en situaciones que el gobierno juzgue de
emergencia. Hoy, dicha ley, está siendo aplicada bajo otro nombre, con otro espíritu pero al fin con
el mismo propósito, pues prohíbe que las y los trabajadores petroleros y de otras áreas sensibles
de la economía y los servicios ejerzan el derecho a huelga.
249. A pesar de las negativas a reconocer el derecho de huelga, los trabajadores luchan y lo
ejercen, muchas veces, sobre todo en los actuales momentos, por la vía de hecho. El PCV ha
venido librando una batalla política y legal para hacer valer este vital derecho para la clase obrera,
mediante la denuncia permanente de las actuaciones parcializadas de los organismos
administrativos del trabajo a favor de la patronal.
250. En la medida en que se construya la unidad del movimiento obrero y sindical o aun la unidad
de acción, aumentará el combate de los trabajadores; así lo demuestra la historia de nuestras
luchas obreras, tales como las acciones unitarias de 1979 por el aumento salarial; las
movilizaciones en 1990 contra el paquete neoliberal; en 1997 contra la confiscación de las
prestaciones sociales y en el año 2008 a favor de la renacionalización de SIDOR y en contra de
impuestos regresivos como el IVA.
c) El campesinado
251. El campesinado lo constituyen las masas que trabajan la tierra directamente con la ayuda de
parientes o con la ayuda temporal de algún asalariado. El campesinado se ha ido disgregando con
el predominio del capitalismo en el campo. Hoy la capa más numerosa son los semi-proletarios
que, como su nombre lo indica, son sólo parcialmente campesinos y tienden a incorporarse a las
filas de los obreros agrícolas.
252. Queda un sector del viejo campesinado formado por pequeños propietarios y en las zonas
atrasadas subsisten rezagos de las viejas capas enfeudadas: aparceros, medianeros,
arrendatarios.
d) La pequeña burguesía y las capas medias
253. Pertenecen a la pequeña burguesía: los artesanos, los pequeños y medianos industriales
comerciantes y los pequeños y medianos campesinos. En estos grupos sociales existen notables
diferencias en razón del nivel de ingresos, muy altos entre profesionales especializados y la alta
burocracia, y bajos en el caso de empleados, profesionales en general, artesanos y otros.
254. Como capas sociales, tienen contradicciones objetivas con la burguesía e históricamente han
jugado un activo papel en las luchas por las libertades democráticas y la independencia nacional.
255. El PCV estimula la incorporación de estas capas sociales, tanto a las luchas reivindicativas
como a las de transformación revolucionaria de la sociedad, ya que es el camino que les
corresponde transitar.
256. El desarrollo de la revolución científico-técnica a nivel de las fuerzas productivas ha tenido
marcadas repercusiones en sectores de las capas medias como los estudiantes, capas de
intelectuales, técnicos y profesionales que carecen de propiedad sobre los medios de producción.
257. El proletario, el industrial en especial, es la fuerza capaz de cohesionar en la lucha común a
los profesionales y técnicos, en especial los que trabajan por cuenta propia. Éstos en el proceso de
desarrollo de las fuerzas productivas, de la ciencia y la tecnología, se van proletarizando. Le toca al
proletariado industrial profundizar este fenómeno, para hacer de estos sectores un aliado
importante de la clase obrera.
258. Está claro, sin embargo, que la proletarización de sectores de las capas medias, no garantiza
por sí misma la actividad revolucionaria de ellos. Es necesario ganarlos ideológicamente.
259. Las capas altas de la pequeña burguesía y capas medias reciben la intensa labor del
imperialismo para llevarlos a posiciones neo-coloniales y consumistas. Muchos de estos sectores
sufren hoy de estas influencias.
260. Hay, pues, capas medias, la mayoría, que se acercan al proletariado y se radicalizan, lo cual
se expresa en varias organizaciones políticas y sociales Debemos ganarlas para la lucha
revolucionaria bajo la dirección del proletariado.
e) La burguesía
261. En el análisis de la economía nacional hemos estudiado la capa superior y dominante de la
burguesía así como sus capas medianas y pequeñas. Estas tienden a adoptar posiciones
contrarias a las reivindicaciones de los trabajadores. Estamos conscientes de que los productores
medios y pequeños tienen necesidad de ayudas especiales para poder subsistir y progresar frente
a la dominación de los grandes grupos.
262. Los propietarios medios saben que los grandes burgueses son enemigos, pero en sus
enfrentamientos con ellos no son decididos. La capa que más claramente choca con la burguesía
asociada en condiciones de dependencia y sus monopolios, es la formada por la burguesía
agarraría e industrial. Los intereses de estas últimas apuntan a un desarrollo de la producción
nacional, mientras la burguesía monopólica dependiente está más interesada en continuar la
importación de productos.
263. La burguesía está dividida según las actividades de producción: bancaria y financiera,
industrial, comercial, agraria y de servicios, que siempre tienen contradicciones entre sí, porque,
como hemos visto, los grandes grupos económicos actúan a la vez en todos los campos
productivos.
264. Fedecámaras y Conindustria expresan los intereses de la capa dominante de la burguesía,
pero como allí están asociados todos los productores, en su seno se expresan continuamente
contradicciones. Las asociaciones del interior, expresan en general intereses de pequeños y
medianos propietarios, y muchas veces han logrado imponer dirigentes que luego se pliegan a los
grandes grupos económicos.
265. También existen VENAMCHAM, CONSECOMERCIO y la Asociación Bancaria de Venezuela,
que son las agrupaciones más reaccionarias de la burguesía, debido a que representan de forma
más abierta los intereses imperialistas, y agrupan a la burguesía comercial importadora que vive
más abiertamente de la dependencia comercial.
266. Existen asimismo FEDEINDUSTRIAS y EMPREVEN como espacio de organización de la
burguesía emergente en proceso de consolidación.
267. La burguesía agraria está agrupada en FEDEAGRO, FEDENAGA y CONFAGAN.
f) La situación de la mujer
268. La mujer constituye la mitad de la población y forma una parte importante del proletariado y
demás clases explotadas de nuestra sociedad. Tiene el derecho, junto con el hombre, sin
diferencias, a jugar un papel importante en el proceso de las luchas sociales, donde quiera que ella
se encuentre ya sea de la clase obrera, o de otras clases, capas y sectores de la sociedad.
269. Las trabajadoras siguen siendo mal tratadas en cuanto al salario, en cuanto a las
responsabilidades que acarrea el embarazo y son víctimas del incumplimiento de una serie de
medidas proteccionistas. La mujer no solo es discriminada en el salario sino que es victima de
muchos mas flagelos del capitalismo,
270. En los últimos 15 años, como resultado de históricas luchas, estas discriminaciones se fueron
superando paulatinamente. Recientemente se han reivindicado los derechos de la mujer
venezolana al materializar el legado de sus luchas históricas con el desarrollo de un conjunto de
políticas en el ámbito legal, económico, social, institucional y político que las colocan como actor
importante de este proceso.
271. El papel de la mujer en el desarrollo social ha sido determinante en todas las etapas históricas
del desenvolvimiento de la sociedad, como ha sido el papel decisivo de las masas, de las cuales
forma parte.
272. Sus organizaciones deben estimular la incorporación de grandes contingentes de mujeres a
las luchas políticas y sociales, teniendo conciencia de que su liberación es parte de la revolución
social y por lo tanto la realizaremos todos: hombres y
mujeres. Su liberación sólo podrá realizarse plenamente en el socialismo científico, pues la
explotación de que es víctima es un problema de clase, inherente y característico del sistema
capitalista
273. El Partido Comunista comprende el papel de la mujer en la vida social y revolucionaria,
levanta sus justas reivindicaciones y trabaja por la elevación de su nivel político, ideológico y
cultural. El PCV impulsará su incorporación a las luchas sociales y políticas incorporando a sus
filas a mujeres trabajadoras y, en general a destacadas luchadoras.
g) La situación de la juventud
274. Venezuela es un país joven, a pesar de la tendencia al envejecimiento de la población que se
ha observado en las últimas décadas. Se estima que en 2010 un 63,62 por ciento de la población
tiene menos de 35 años.
275. Sin embargo, no todo ese porcentaje corresponde a personas en edad juvenil, pues hay una
gran parte constituida por niños y adolescentes (un 29,05 por ciento de la población total).
276. La población juvenil propiamente dicha, la que tiene edades comprendidas entre los 15 y los
34 años, es el 34,57 por ciento de los venezolanos.
277. Estos datos reflejan el peso de los jóvenes en la población e indican que no sólo representan
el futuro sino que también, en buena medida, determinan el presente. La juventud es
potencialmente sensible a los problemas sociales, posee espíritu crítico y tiene la tendencia a
identificarse con las causas justas especialmente los trabajadores. Paradójicamente, hoy, ese
potencial crítico y rebelde de la juventud lo están capitalizando también a su favor las fuerzas de la
burguesía, a través de la agresiva campaña que impulsan con su industria cultural alienante y que
tiende a profundizarse por el deficiente trabajo político de las fuerzas revolucionarias y
progresistas.
278. Desde la lucha por la independencia del colonialismo español hasta nuestros días, las
juventudes han jugado un activo rol en los combates sociales y políticos.
279. El PCV respalda firmemente la lucha de los jóvenes por la conquista plena de sus derechos al
estudio, al trabajo, al deporte, a la cultura y a la recreación.
280. En Venezuela hay más de 3 millones de jóvenes en edad de hacer estudios secundarios; casi
un millón y medio de ellos cursan los grados superiores de la escuela básica y unos 800 mil cursan
la educación media diversificada y profesional. Ha habido en la tasa de escolaridad grandes
avances en la última década, pese a lo cual persisten algunos problemas de exclusión y deserción
escolar. Además, miles de adolescentes en edad escolar todavía se ven obligados a combinar el
trabajo con el estudio.
281. A pesar de los avances en garantizar la gratuidad de la enseñanza, los costos de los útiles
escolares al año, aumentan continuamente, aunado a los problemas relacionados con el limitado
acceso del pasaje estudiantil, las deficiencias de los programas de alimentación, entre otros,
terminan resultando en un costo muy elevado para la mayoría de los jóvenes y sus familias.
282. Para 2009, hay algo más de 2 millones de personas, en su abrumadora mayoría jóvenes, que
estudian en los diversos institutos de educación universitaria. Gracias a los esfuerzos de la última
década por democratizar y masificar el acceso a la educación universitaria, por medio de la
expansión de la matrícula de universidades experimentales y la creación de nuevos institutos de
enseñanza pública, hoy es más fácil para los hijos de los trabajadores del campo y de la ciudad
continuar sus estudios. No obstante, este proceso es aún insuficiente, hay todavía un porcentaje
desproporcionadamente elevado de estudiantes que provienen de las capas medias, pequeña
burguesía y de la burguesía, en correspondencia con su peso en la población general del país.
283. Para los comunistas, la verdadera gratuidad de la enseñanza es aquella que asegura el
acceso de todos al estudio, a la formación técnica y profesional, independientemente de los
recursos económicos de la persona.
284. La mayoría de la clase obrera es joven. Ellos, como todos los trabajadores, son víctimas de la
explotación, de la carestía de la vida, de la falta de seguridad industrial, de la aguda escasez de
viviendas, que afecta con especial énfasis a las jóvenes parejas.
285. De los más de 200 mil jóvenes que cada año ingresan al mercado del trabajo muchos pasan a
engrosar las filas de los desempleados, sub-empleados y trabajadores informales. En este sector la
tasa de desempleo es la más elevada alcanzando hasta un 20 por ciento. Con el pretexto del
aprendizaje se sobre-explota a miles de jóvenes trabajadores. El sector de servicios y comercio es
el que absorbe la mayor cantidad de fuerza de trabajo juvenil, siendo una de las características de
este sector en nuestro país, haber aplicado generalizadamente políticas de des-regularización
laboral, incrementando la precariedad del trabajo, mediante la eliminación de muchos beneficios de
la seguridad social necesaria para las y los trabajadores.
286. Continúan las dificultades para los y las jóvenes ingresar al mercado laboral por primera vez,
ante las exigencias de experiencia laboral. Esta situación es aprovechada por la burguesía para no
reconocerles sus completos derechos salariales y demás laborales. Por otra parte, continúa siendo
inexistente una política estatal que proteja a las y los jóvenes que estudian y trabajan al mismo
tiempo, lo cual lleva a situaciones de precarización laboral.
287. La actividad deportiva actualmente recibe mayores estímulos, canchas, estadios, y
entrenadores. Los estudiantes no arriesgan sus estudios al practicar algún deporte gracias a una
política estatal de masificación y promoción al acceso en el área, y la asistencia técnica que
permita la competencia deportiva.
288. En medio del proceso de liberación nacional, esta situación ha mejorado sustancialmente con
la aplicación de políticas integrales que promueven el deporte de alto rendimiento, con resultado
positivo si tomamos en cuenta la destacada participación de las delegaciones venezolanas en
eventos deportivos internacionales.
289. Los jóvenes trabajadores practican deportes en mucha menor escala por la ausencia de una
política de Estado que estimule su práctica en los centros de trabajo, lo cual demuestra carencias
en la masificación de la actividad deportiva.
290. La política cultural del Estado fue hasta hace poco, fundamentalmente para elites intelectuales
y no llegaba a las masas. Se ha potenciado el apoyo oficial a los centros culturales de los barrios y
a las expresiones artísticas de carácter popular. Han aumentado las instalaciones y otros medios
que se ofrecían a los jóvenes para canalizar sus inquietudes culturales.
291. Sin embargo, pese a estos logros, aun hoy el país es profundamente penetrado culturalmente
por el imperialismo, que crea una cultura distinta a la nuestra, distrayendo a nuestro pueblo y,
especialmente a la juventud, de la realidad política, económica y social del país, fragmentándola en
sus intereses reales y desviándola del camino de la lucha por la necesaria transformación de
Venezuela.
292. Por otro lado, también los jóvenes constituyen un sector de la población muy vulnerable a la
penetración del narcotráfico, quienes son reclutados para el menudeo, conformándose en bandas
juveniles para asegurar el control de territorios a través de
la violencia contra la comunidad y otras bandas. Esta situación es más frecuente en barrios y
sectores populares de las ciudades.
2) EL ESTADO
293. El Estado no está, ni puede estar, ausente de las contradicciones que genera toda sociedad
dividida en clases.
294. El Estado es el aparato de fuerza mediante el cual la clase o coalición de clases dominantes
ejercen su poder para garantizar y preservar su dominación política, económica, social, cultural e
ideológica, así como para reproducir el orden existente. A través de este aparato de fuerza la
burguesía, históricamente, ha sojuzgado a la clase obrera y el campesinado, a la intelectualidad, a
las capas medias e incluso a algunos sectores de la burguesía mediana y pequeña.
295. Para ello se dispone de la Fuerza Armada, los cuerpos policiales, el aparato administrativo,
los tribunales, las leyes, las cárceles y demás instrumentos de represión, coerción y control social.
El manejo de este complejo engranaje se le asignaal gobierno y al resto de los poderes
constituidos, hoy en proceso de cambios.
296. Durante los gobiernos del periodo puntofijista el Estado respondía a los intereses de la
burguesía monopólica asociada a las transnacionales; colocando los recursos económicos de la
nación a su servicio. Hoy, esa burguesía ha perdido parte de su poder, y por tanto, del control
sobre el aparato estatal, y ha sido parcialmente reemplazada por nuevas capas burguesas
emergentes.
297. En el Estado moderno, burgués, los gobiernos tienen necesidad de atenuar las
contradicciones de las clases explotadoras entre sí, servir de árbitros y muchas veces imponer
orientaciones que, vistas en lo inmediato, parecieran enfrentar los intereses de aquellas, pero lo
que realmente persiguen es salvar, a la larga, los intereses históricos de laburguesía.
298. Democracia y monopolio son antagónicos. Por ello, la democracia burguesa es continuamente
limitada por rasgos como el presidencialismo, el paternalismo y el autoritarismo. En la medida que
el pueblo eleve sus niveles de organización, movilización y de conciencia política, esos rasgos
desaparecerán definitivamente y darán paso al ejercicio pleno de la democracia popular
revolucionaria, donde las estructuras del Estado y sus funcionarios estén bajo control social del
Poder Popular.
299. El presidencialismo, que tiene sus raíces históricas en el caudillismo semi-feudal, tiene hoy
otras connotaciones. El Estado es esencialmente paternalista, todo se pide y todo se espera del
Estado, que distribuye una buena parte del ingreso nacional entre la población de menores
recursos económicos, desde una práctica asistencialista. Esto puede justificarse como política
coyuntural para atender en emergencia la profundidad de las desigualdades, sin embargo puede
profundizar políticas clientelares hacia el pueblo.
300. El autoritarismo tiene su origen en el mismo carácter de clase del Estado, que es una
maquinaria con la cual las clases dominantes en Venezuela intentan mantener la dominación y
represión sobre el pueblo trabajador. Una de estas expresiones es el desconocimiento del derecho
de huelga y la represión de las protestas de trabajadores y demás sectores.
301. La democracia burguesa es esencialmente formal, pues reconoce derechos que no pueden
ser ejercidos por la gran mayoría de la población dado el carácter de clase de la formación
económico-social capitalista. La verdadera democracia, que expresa los intereses del pueblo
trabajador, sólo puede hacerse efectiva sobre la base de la superación del orden burgués,
mediante la construcción del Estado Democrático Popular Revolucionario y la lucha por el
Socialismo científico.
302. El Estado venezolano ha evolucionado de acuerdo con los cambios ocurridos en la estructura
económica del país. A principios de siglo XX expresó los intereses de los latifundistas y las casas
comerciales, exportadoras e importadoras, que dominaban la economía. Estas últimas servían de
vehículo a la influencia extranjera. Después de la aparición de la explotación petrolera, las clases
dominantes son avasalladas por el imperialismo y la tiranía gomecista sirve de instrumento para el
saqueo de nuestras riquezas.
303. La naciente burguesía trató de levantar cabeza independiente durante el gobierno de Medina,
pero muy poco duraron los intentos y se asoció en una relación de dependencia, que a través de la
dictadura perezjimenista y los gobiernos de democracia representativa, ha conformado el moderno
Estado venezolano.
304. Superada la política neoliberal de la década de los 80 y 90, que buscaba reducir al máximo el
papel del Estado en la sociedad, se inaugura una nueva etapa del Estado venezolano sustentado
en la práctica de la llamada democracia participativa y protagónica, a través de la transferencia de
competencias y recursos a los niveles más locales del aparato burocrático y la incorporación de
organizaciones populares en la gestión estatal.
305. Sin embargo, estos cambios no son capaces de modificar el carácter de clase del Estado,
solamente busca facilitar los procesos burocráticos. La teoría marxista leninista y la praxis de las
diferentes revoluciones socialistas han demostrado que la real transformación del Estado está
condicionada al cambio en las relaciones sociales de producción, a partir del control efectivo de la
clase obrera y los trabajadores sobre la administración de los recursos producto de su propio
trabajo. El único Estado que servirá realmente a los trabajadores y trabajadoras es el Estado
Democrático Popular Revolucionario en la perspectiva de construcción socialista.
306. Además de los órganos de fuerza del aparato político-administrativo que forman los poderes
públicos, el Estado cuenta con los partidos políticos de la burguesía, los medios de comunicación
de masas, los aparatos culturales en general y la influencia de las religiones para cumplir su
misión.
a. Los poderes públicos
307. En cuanto a los Poderes Públicos, encontramos que Venezuela se rige por un esquema
distinto a la clásica división de tres Poderes. Con la aprobación en referendo popular de la
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, se instituyeron cinco Poderes Públicos: el
Legislativo, el Ejecutivo, el Judicial, Ciudadano y el Electoral.
308. En la práctica histórica ha existido un Poder Ejecutivo con amplias atribuciones, donde la
Presidencia de la República concentra gran parte del poder. 309. Esta tendencia presidencialista,
que se ha incrementado en los años recientes, ha servido para impulsar importantes cambios
desde 1999, y debe servir para formar una dirección colectiva revolucionaria que tome las riendas
de la liberación nacional.
No obstante, se corre el riesgo de obstaculizar el avance en la profundización de las luchas
populares. Asimismo, el presidencialismo pudiera conducir a una crisis en la gestión de gobierno
por la concentración de responsabilidades y las dificultades para su cumplimiento.
310. El Poder Legislativo, unicameral a partir de la Constitución de 1999, es el más importante en
la teoría constitucional. Tiene notables atribuciones: hace las leyes, fiscaliza y controla el Poder
Ejecutivo, nombra importantes funcionarios del aparato del Estado, entre ellos el Tribunal Supremo
de Justicia, el Consejo Nacional Electoral, la Fiscalía General de la República, la Contraloría
General de la República, la Defensoría del Pueblo y la Defensoría Pública.
311. El Legislativo es el Poder más popular y los comunistas hemos ganado el derecho a
expresarnos en él. Nuestra consecuencia en la defensa de la nación frente a los atropellos
imperialistas, nuestra lucha en defensa de los trabajadores por sus reivindicaciones, de los
derechos ciudadanos, de la reforma agraria, en la elaboración y aprobación de las Constituciones
Nacionales de 1961 y de 1999, nuestra oposición a la política de endeudamiento, de contratos
lesivos a la soberanía nacional y demás políticas contrarias a los intereses del pueblo trabajador,
en fin, nuestra posición siempre en favor de la clase obrera y trabajadores en general forma parte
de la historia parlamentaria de Venezuela.
312. La justicia en nuestro país sigue siendo una justicia de clase. Un pobre acusado de un delito
vegeta en los tribunales y paga mucho más tiempo de prisión del que le correspondería en el
supuesto que hubiera cometido un crimen. En cambio a un rico se le atenúan o no paga los delitos
que comete. En los Tribunales del Trabajo, en el choque directo de los intereses de clase, los
obreros ganan, pero hasta donde lo permite el sistema. En los campos civil y mercantil se
administra una justicia entre propietarios. El pobre no tiene acceso a ella, no tiene con qué pagarla.
313. Hoy, todavía, la administración de justicia es víctima de una gran corrupción, amparada en
una sociedad de cómplices integrada por gangs de abogados y jueces pertenecientes a viejas y
nuevas tribus judiciales, que se confabulan o se pelean entre sí, sobre todo en la jurisdicción civil.
314. El Poder Ciudadano avanza lentamente en el logro de los objetivos de sus organismos -
Defensoría del Pueblo, Contraloría y Fiscalía General-, con dificultades en la superación de la
impunidad en diferentes ámbitos de la vida nacional. Caso contrario se presenta en el Poder
Electoral, en el que la atención a los eventos electorales de amplios sectores de la sociedad ha
sido hecho de forma cada vez más eficiente gracias a la actualización tecnológica y el
mejoramiento de los procesos.
315. Los poderes públicos estadal, municipal y parroquial han sufrido modificaciones desde su
creación, especialmente en cuanto a la elección popular de sus representantes en la mayoría de
las regiones. Su estructura continúa correspondiendo a los intereses de pequeños grupos
económicos regionales, históricos y emergentes.
b) La Fuerza Armada Nacional
316. La Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) no está al margen de la estructura
económico-social de Venezuela, ni de las diversas influencias ideológico-políticas contemporáneas.
Constituye un sector especial de nuestra población pero también sujeto a la influencia de la lucha
de clases. Es importante el contenido clasista que le aportan los obreros y campesinos llamados a
sus filas.
317. El papel de la FANB dentro de la sociedad venezolana ha experimentado un cambio
sustancial. De su tradicional función represiva y al servicio de las clases dominantes, la FANB en
cumplimiento de una política de Estado, viene desarrollando acciones de articulación cívico-militar
en interés de amplios sectores populares.
318. Para la burguesía la defensa de la patria no es el resguardo de la independencia y la
soberanía nacional, sino una manera de garantizar el mantenimiento de sus privilegios.
319. En el marco de esta vieja política se encuadraban los cursos que recibían los oficiales en
EE.UU. y otros países capitalistas y lo que fue el mantenimiento en el país de la Misión Militar
Norteamericana; así como la participación de Venezuela en el Tratado Interamericano de
Asistencia Recíproca (TIAR) y la difusión de concepciones chauvinistas. Todo esto fue modificado
sustancialmente durante esta primera década del Siglo XXI.
320. Al lado de sectores reaccionarios, existen en la FANB oficiales y clases de ideas
antiimperialistas, democráticas y progresistas. A su desarrollo contribuyen los cambios que han
tenido lugar en Venezuela y el mundo, así como el estudio de la realidad nacional e internacional,
en el marco de una nueva doctrina militar de inspiración bolivariana.
321. La FANB no son un ejército de castas. La abrumadora mayoría de sus integrantes proviene de
las capas medias de la sociedad y de los sectores populares.
322. El PCV valora la importancia de la FANB en la lucha por la plena independencia, por la
defensa de la soberanía, el progreso social y la paz.
323. Las hermosas tradiciones del Ejército Libertador, en especial, su lucha contra la opresión
extranjera y la vinculación con el pueblo, deben ser el norte de la conciencia y acción de nuestras
FANB.
324. Los oficiales que aceptan traicionar al pueblo y ponerse al servicio de los monopolios
extranjeros y locales, se hacen indignos miembros del ejército que fundara Simón Bolívar, el
Libertador.
c) Los partidos políticos
325. Los partidos políticos que existen en el país corresponden a la composición clasista de la
sociedad y, en consecuencia, su acción es la expresión política e ideológica cotidiana de la lucha
de clases.
326. El imperialismo y la burguesía monopolista tradicionalmente expresaron sus intereses a través
de Acción Democrática y COPEI y sus desprendimientos sucesivos. Ellos han sido los soportes
políticos fundamentales del capitalismo.
327. Por su parte, el Partido Comunista desde su fundación en 1931 ha venido ocupando con
consecuencia las posiciones más definidamente revolucionarias, con el sustento del marxismo-
leninismo como teoría científica de la revolución, y el aporte de las experiencias y aprendizajes del
movimiento comunista internacional. Nuestro Partido ha dado su aporte a todas las luchas del
pueblo trabajador venezolano por más de 80 años, y ha sido la fuerza más consecuente y
avanzada en la defensa de los intereses de la clase obrera y trabajadora.
328. La corriente socialdemócrata surgió orgánicamente en 1941 con el nacimiento de AD como un
partido de contenido popular, enarbolando banderas antiimperialistas, antifeudales y
revolucionarias, aunque diferenciándose de los comunistas como una réplica del reformismo
pequeño-burgués ante el impacto de la ideología marxista-leninista y de la revolución soviética. La
corriente socialcristiana se inició con Copei, el cual nació como partido que representaba los
intereses de terratenientes, altos comerciantes y clero reaccionario, y a partir de 1958 inició una
apertura política influenciado por tendencias modernizadoras del pensamiento cristiano a nivel
internacional, lo que favoreció su demagogia para atraer a las masas.
329. Tras la caída de la dictadura de Pérez Jiménez, estas dos organizaciones se convirtieron en
los dos polos del bipartidismo que dominó la política nacional por décadas, con exclusión del PCV
y otros partidos democráticos y progresistas. Surgieron en AD tendencias, especialmente juveniles,
que llegaron a reconocer la lucha de clases y a impugnar la vía capitalista de desarrollo, pero sus
líderes fueron expulsados o sancionados.
330. A lo largo del desarrollo de la lucha de clases en nuestro país, ha aparecido asimismo un
conjunto de partidos y agrupaciones expresión del pensamiento de la pequeña burguesía, de
capas medias radicalizadas e incluso de algunos sectores de trabajadores. En este campo ha
habido tendencias de ultraizquierda, socialdemócratas de izquierda, socialistas y hasta liberales
progresistas. En general, mantuvieron posiciones de lucha por las reivindicaciones de las masas y
contra el imperialismo.
331. Históricamente, el enemigo ha trabajado en este campo estimulando las posiciones
anticomunistas y propiciando las divisiones y ambiciones. Su trabajo ideológico tiende a crear
descomposición dentro de las filas revolucionarias y progresistas, desarrollando tendencias al
fraccionamiento en los sectores populares, y así han surgido nuevos partidos y grupos políticos.
332. Algunos de estos partidos nacieron de desprendimientos de nuestro Partido, lo que ha
intensificado sus tendencias anticomunistas y ha dificultado todavía más la tarea de constituir
espacios comunes de acción política con miras a la formación del amplio frente antiimperialista que
el PCV ha venido proponiendo por décadas.
333. Hacia el final del siglo XX, el sistema de partidos en nuestro país sufrió una severa crisis que
condujo a la reconfiguración de las expresiones políticas de las distintas clases, capas y grupos
sociales.
334. El imperialismo y la burguesía monopolista expresan hoy sus intereses a través de una
diversidad de partidos políticos, la mayoría de los cuales pueden ser nítidamente agrupados en las
dos grandes corrientes político-ideológicas que tradicionalmente sirvieron a este propósito a lo
largo de la segunda mitad del siglo anterior: la socialdemocracia y el socialcristianismo. Este es el
caso de partidos como Convergencia, Proyecto Venezuela y Primero Justicia, provenientes del
socialcristiano COPEI, o de Alianza Bravo Pueblo y Un Nuevo Tiempo, provenientes del
socialdemócrata Acción Democrática (AD). Hay, asimismo, individualidades vinculadas
estrechamente a la burguesía monopolista que expresan directamente los intereses de esta clase
sin estar afiliadas a organizaciones políticas.
335. También como consecuencia de la crisis que sufrió el sistema de partidos, y bajo el influjo de
la intensa lucha de clases que se ha desarrollado desde el triunfo electoral de 1998, se ha
reconfigurado el panorama de las organizaciones políticas igualmente en el campo de la izquierda.
Antiguos partidos de izquierda desaparecieron, otros se dividieron o refundieron y aparecieron
algunos nuevos. La organización más grande de este campo es actualmente el Partido Socialista
Unido de Venezuela (PSUV), formado en 2007 sobre la base de diversas organizaciones
preexistentes, que incorporó antiguos cuadros progresistas y revolucionarios junto a otros
provenientes del bipartidismo y de otros sectores nacionales que se sumaron al núcleo cívico-
militar original que se agrupó en torno al Presidente Chávez En su seno, coexisten corrientes de
orientación marxista, nacionalista, socialdemócrata de izquierda, socialcristiana de izquierda y
hasta anti-comunista.
336. La formación del PSUV fue un importante avance hacia la racionalización y la unidad de las
fuerzas progresistas, pues propició la desaparición de varias pequeñas organizaciones que fueron
absorbidas por éste. Hoy el campo de las fuerzas progresistas venezolanas es menos complejo y
conflictivo, y se abren nuevas posibilidades para la conformación de la amplia alianza
antiimperialista que se requiere.
337. Existen condiciones objetivas para lograr un programa revolucionario común alrededor del
cual pueden agruparse todos los sectores y partidos con vocación democrática y antiimperialista.
No obstante, persisten dificultades subjetivas que han demorado ese acuerdo e incluso han alejado
a algunas fuerzas y organizaciones que deberían formar parte de él. Debemos desarrollar una
seria lucha ideológica que combata el anticomunismo, el sectarismo y el hegemonismo, y conduzca
a la unidad.
d) El sistema educativo
338. Los sistemas educativos, en general, forman parte del conjunto de aparatos ideológicos del
Estado. Su papel es contribuir a la reproducción y perpetuación de los valores y puntos de vista
hegemónicos en la sociedad, que son siempre los de la clase dominante.
339. En Venezuela, la educación ha pasado por distintos momentos en su desarrollo. En la década
de los 40 hubo un cierto progreso hacia la masificación del acceso a la educación, en
correspondencia con los primeros avances hacia la democracia burguesa. A partir del final de la
dictadura de Pérez Jiménez y hasta los años 70, este proceso tuvo un nuevo impulso con el
establecimiento de gran número de institutos en todos los niveles. Pero desde finales de los años
80 y a lo largo de los 90, bajo el influjo del neoliberalismo, el proceso de masificación de la
educación se detuvo y comenzó a retroceder. Comenzó el desmontaje del sistema educativo
público y el impulso hacia la privatización progresiva.
340. Desde 1999, ha habido importantes cambios en la estructura y funcionamiento del sistema
educativo. Se reinició la dotación de infraestructura y el apoyo integral a la educación, con lo que
se revirtió, en gran medida, la privatización del período anterior. Se reimpulsó la masificación en
todos los niveles del sistema formal, y se establecieron políticas de emergencia bajo la forma de
Misiones Educativas.
341. Se fortaleció el principio constitucional de la educación laica, y se reafirmó el papel rector del
Estado en la educación, bajo la concepción del Estado Docente. Estos conceptos no son
novedosos, pero su fortalecimiento de hizo necesario como respuesta al neoliberalismo y el
crecimiento de la influencia de la Iglesia Católica sobre la educación durante las décadas finales
del siglo XX.
342. Asimismo se iniciaron varios proyectos de transformación profunda de las concepciones
educativas, contenidas en el Currículo Bolivariano y aplicadas en Escuelas y Liceos Bolivarianos,
Escuelas Técnicas Robinsonianas, y otros niveles; iniciativas que fueron descontinuadas o
perdieron impulso, entre otras razones, a consecuencia de la intensa lucha ideológica que se ha
desatado en esta materia en la última década, lo que ha llevado a éxitos parciales de las fuerzas
conservadoras y a repetidos retrocesos de las propuestas progresistas.
343. Sin embargo, el modelo educativo no termina de responder a las necesidades del país. La
educación, en interés a la nueva sociedad, debe estar en correspondencia con el desarrollo de las
fuerzas productivas, al proyecto de desarrollo de éstas y del país en general, en el marco de las
transformaciones necesarias.
344. La educación pública y privada sigue siendo espacio para la formación y reproducción de los
valores e intereses de las clases dominantes. Estos institutos prosperan aprovechando las
debilidades del sistema público, con el estímulo de la batalla de ideas de la última década.
345. Las universidades tienen como funciones principales: la formación y elevación de capacidades
de la fuerza de trabajo, la generación de conocimiento y tecnología, y la incidencia directa e
indirecta en la elevación del nivel cultural general de la sociedad. Durante la época neoliberal la
actividad de estas casas de estudio estuvo dirigida al beneficio de las compañías transnacionales y
la burguesía. Esta orientación prevalece aún en muchas de ellas.
346. Esta situación fue revertida en buena medida durante la primera década del siglo XXI,
acompañada de una política de construcción de nuevas instituciones. A pesar de los importantes
avances en la masificación del acceso a las universidades, ha habido dificultades en el
cumplimiento de los anteriores objetivos, causado por una ineficiente planificación y ejecución de
políticas estatales, por parte del ente rector (M.P.P.E.U).en los institutos tecnológicos y
universidades experimentales, y el papel activo de este sector en el marco de la lucha de clases,
esto último especialmente las universidades autónomas.
347. Si bien la masificación es un hecho positivo para el desarrollo humano y social, ello no implica
automáticamente un aporte beneficioso para el desarrollo económico y productivo. Por ello, aún
nuestra educación genera poco impacto en la formación de una estructura agrícola e industrial que
garantice un desarrollo independiente.
348. Los índices de deserción escolar han disminuido de forma considerable hasta alcanzar una
tasa de 8% en primaria y 2% en secundaria. Asimismo, para 1990 habían 27 estudiantes de
pregrado universitario por cada 1000 habitantes, para el 2008, la cifra aumentó a 72, con dos
millones de personas estudiando alguna carrera universitaria.
349. Estas cifras han incidido en un aumento de los años promedios de escolaridad, alcanzando
una tasa general de 10 años aproximadamente. Sin embargo, continúan existiendo disparidades
entre las zonas urbanas y rurales.
350. El desempleo se da en sentido inverso al nivel de preparación educativa lograda y por lo
tanto, el mayor número de desempleados se encuentra entre quienes no logran un nivel educativo
mínimo, debido entre otras causas a sus escasos recursos económicos.
351. El analfabetismo en nuestro país tuvo una disminución importante y sustancial gracias a una
campaña educativa especial que logró colocar a nuestro país como “territorio libre de
analfabetismo”, según la UNESCO.
352. Es necesario mejorar la formación profesional de los educadores, y esta tarea debe estar en
manos exclusivamente del Estado, a través de las instituciones de educación pública. Asimismo, es
necesario vincular a los trabajadores de la enseñanza a los intereses del desarrollo nacional, en
organismos gremiales y sindicales de lucha antiimperialista, clasista y acorde con el desarrollo
nacional. Luchar contra toda forma de tercerización en el sector educativo. Garantizar las mejores
condiciones y calidad de vida para el ejercicio de la profesión.
353. Los medios de comunicación en general cumplen un rol importante en la educación de la
sociedad. En particular, los medios de comunicación privados constituyen un elemento importante
a considerar por su carácter de difusores de la ideología burguesa con gran facilidad. En nuestro
país, las principales compañías de la información y la comunicación han contribuido a la
deformación cultural y a la pérdida de la identidad nacional, acentuando nuestra dependencia
cultural y no participan de forma responsable en el ejercicio de la educación necesaria.
354. El Estado carece de las políticas necesarias para estimular y aprovechar el desarrollo
científico y tecnológico que pudieran generar las universidades. Continúan existiendo
investigaciones que carecen de pertinencia y su aplicación se encuentra desconectada a planes y
proyectos nacionales coherentes.
e) La situación médico asistencial
355. La asistencia médica se divide en dos grandes campos, la pública, basada en el Estado, y la
privada, cuyo sostén principal reside en pequeños o grandes capitales aportados por particulares,
entre ellos poderosas personas naturales o jurídicas.
356. Durante los gobiernos del proyecto oligárquico-burgués de AD y COPEI, la situación sanitaria
era de una precarización alarmante, agudizada con la aplicación de la receta neoliberal a fines de
la década de los 80. En los años 90 se debilitó la deficiente red sanitaria estatal, y se planteó la
privatización de la seguridad social. La movilización de las y los trabajadores obligó al Estado a
proveerlos de mecanismos de atención médica apoyada en las aseguradoras y medicina privada.
357. Esta situación cambió considerablemente a partir de 1999 con la fase inicial del proceso de
liberación nacional y la disminución de la pobreza. Se pusieron en marcha programas de atención
a diversas áreas que han ayudado a disminuir la deuda social acumulada. Sin embargo, no se
terminan de resolver los problemas de fondo, y en algunos casos, no se logra atender de manera
eficiente a toda la población.
358. En cuanto a la atención a las y los trabajadores resaltan los avances en el área de la
prevención, salud y seguridad laborales, para garantizar el cumplimiento de las normas de higiene
y seguridad en el trabajo. Sin embargo, continúan existiendo ambientes laborales donde las y los
trabajadores ven dañada constantemente su salud.
359. Venezuela cuenta hoy con importantes centros asistenciales públicos, desde grandes
hospitales hasta pequeños consultorios médicos en los barrios y sectores populares. Ello ha
incidido en un mejoramiento de la atención a los diferentes sectores de la población. Sin embargo,
existe un grave problema de desarticulación en estos centros e institutos que no están
coherentemente integrados en un Sistema Único Nacional Público de Salud.
360. Los problemas inherentes a la naturaleza del Estado burgués, junto a la improvisación, poca
planificación, paralelismo institucional y la ausencia de seguimiento y evaluación de los programas,
dificultan el logro de los objetivos.
361. Ello, junto a la situación heredada, ha generado el auge de la medicina privada, como negocio
especulativo y ejercicio mercantilista de la salud de los trabajadores, con la proliferación de
clínicas, consultorios, laboratorios y aseguradoras privadas.
362. En este aspecto la responsabilidad del Estado se hace más evidente, no sólo por los
problemas en la red pública, sino por el financiamiento directo de esta medicina a través de la
contratación de aseguradoras privadas para los trabajadores de la Administración Pública, y el
desembolso de importantes sumas de dinero que van a parar a los bolsillos de los mercaderes de
la salud. Es una exigencia del pueblo trabajador que el Estado dirija esos recursos al
fortalecimiento del sistema público y gratuito de atención de la salud en todos los niveles, y
detenga el financiamiento de estos negocios propios de la burguesía financiera y transnacional.
363. Pese a que la Constitución establece los principios de un Sistema de Seguridad Social
universal, integral y eficiente, como servicio público, éste no ha sido desarrollado. Aunque ha
habido avances en la ampliación de la cobertura de pensiones y asignaciones económicas, y el
subsidio a medicinas de alto costo y la atención de enfermedades crónicas.
364. Los estamentos sociales involucrados en la prestación del servicio médico-asistencial
aparecen dislocados e inclusive con fuertes contradicciones. Las y los profesionales de la
medicina, el personal técnico y las masas, representadas por el paciente, forman tres mundos de
objetivos y motivaciones diferentes.
365. Es necesario sustituir las viejas estructuras de carácter gremial por organismos que tengan un
auténtico carácter de masas y no sean el soporte institucional de los comandos burocrático-
capitalistas tanto del sector privado como del sector oficial.
366. Todos los trabajadores de la salud deben unirse en un Frente Único, no sólo para defender
sus legítimos intereses, sino que garanticen mejores servicios a los trabajadores y a la población
en general.
f) Los medios de comunicación social
367. Los medios de comunicación social actúan en correspondencia con los intereses de cada
clase social.
368. En nuestro país, los medios de comunicación privados continúan teniendo gran impacto en la
vida diaria, vinculados al capital monopolista transnacional, quienes controlan a su vez las
empresas de publicidad que completan este negocio. Son agentes de la burguesía para reproducir
el orden capitalista y mantener la explotación.
369. La actividad de estos importantes medios de información se ubica dentro de la concepción
capitalista que los concibe como medios de propaganda y mercantilización, a la vez que
mecanismos de dominación del pensamiento de las grandes masas.
370. A partir de 2003 el Estado se ha dotado de una importante red de medios de comunicación,
con el fin de contrarrestar las acciones y mensajes de los medios masivos privados. Prensa escrita;
radios culturales, juveniles y de noticias; televisoras educativas y de noticias; y una plataforma para
la producción y distribución cinematográfica, han sido promovidos por el gobierno venezolano.
371. Asimismo, durante la última década se han legalizado y promovido diferentes herramientas de
la comunicación popular, especialmente diarios, semanarios, revistas, emisoras de radio, y en
menor medida, televisoras comunitarias. Desde estos espacios se han aportado elementos para la
lucha antiimperialista y revolucionaria, a partir del control de las propias comunidades y colectivos
organizados.
372. Estos tres actores políticos de la comunicación, privados, estatales y comunitarios, han
participado de forma muy activa en la vida política nacional, especialmente en la última década.
Han asumido abiertamente su papel en el escenario de la lucha de clases.
373. Por otra parte, el Estado venezolano ha desarrollado políticas que ponen freno a los vicios y
corrupciones de los medios de comunicación, y bajo el principio de la responsabilidad social ha
logrado disminuir los niveles de violencia, pornografía y otros mensajes denigrantes y alienantes,
especialmente desde la televisión.
374. La industria cultural norteamericana inunda la televisión, la radio, la literatura y el cine con
películas cómicas, modas, música y tecnología, y un sin número de elementos que literalmente
envenenan las mentes de nuestro pueblo y de otros pueblos del mundo. En esta forma queda
completamente mediatizada la tan pregonada libertad de prensa y expresión, en general.
375. Dentro de esta situación resulta evidente la importancia que tienen los medios de
comunicación populares y alternativos, y los esfuerzos continuos que debemos hacer por
perfeccionarlos y ampliarlos.
376. Esto se hace mucho más urgente en vista de la constante aparición de nuevas tecnologías de
comunicación e información que complejizan más el panorama. Por ejemplo la televisión por cable
y la Internet son hoy en día las principales fuentes de información para crecientes sectores de la
población, y por tanto utilizados para difundir las ideas y valores del imperialismo con mayor
intensidad y efectividad.
g) Iglesias y religión
377. La concepción marxista del desarrollo de la sociedad señala que la religión surge como forma
de explicación de la realidad ante el poco desarrollo de la ciencia. Asimismo, a través del tiempo se
ha constituido, en muchos casos, como estado de conciencia de amplios grupos sociales,
relacionado a sus condiciones materiales de vida.
378. Asimismo, la religión también ha servido de instrumento ideológico de dominación y
alienación, a partir de la aparición de la sociedad dividida en clases y el consecuente surgimiento
del Estado. Lo anterior se hizo más evidente con la institucionalización de la religión en forma de
sectas e iglesias.
379. En nuestro país la iglesia y la religión más importante continúa siendo la católica. Por su parte,
la alta jerarquía eclesiástica católica juega un muy activo papel dentro de las fuerzas reaccionarias.
Esta situación es totalmente comprensible a la luz del carácter profundamente conservador y del
rol que históricamente ha jugado esta institución en contra de los cambios revolucionarios.
380. También han aparecido y fortalecido las iglesias de tipo protestante con una importante
incidencia en sectores populares y depauperados. Es importante reconocer el trabajo comunitario
que realizan varias de estas instituciones, basado en la caridad y el servicio social; sin embargo,
constituyen un importante obstáculo para la elevación de la conciencia social y política de las
masas al recurrir a la filosofía idealista para la comprensión de su realidad inmediata y los
problemas sociales.
381. Por otro lado, se han establecido en el país varias transnacionales con manto y discurso
religioso, con el claro objetivo de servir al imperialismo y sus agencias, desviando la atención de
las masas populares de sus reales intereses. En los pueblos indígenas hay activo trabajo de tales
sectas. Estos espacios también son aprovechados para realizar diversas actividades perjudiciales
para el país, inclusive labores de espionaje.
382. La “teología de la Liberación” o nueva teología cristiana merece importante atención por parte
de los sectores progresistas, por cuanto representa una visión y reflexión crítica de los cristianos
sobre la realidad social. Desde sus orígenes, los seguidores de esta visión se han avocado a
identificar las causas reales de los problemas sociales, educando a las masas desde una
perspectiva transformadora y revolucionaria. Asimismo, existen dentro de la Iglesia Católica
comunidades cristianas de base que luchan por el establecimiento de un sistema social más justo,
compromiso ya irreversible en buena parte de la Iglesia Católica venezolana. Hay que buscar
formas de ir junto con ellos en el terreno concreto de la lucha de masas.
CAPÍTULO V
EL PCV Y LA REVOLUCIÓN ANTIMPERIALISTA, ANTIMONOPÓLICA Y LA
PERSPECTIVA SOCIALISTA
383. Con los recursos naturales, económicos, industriales y capacidades humanas, en nuestro país
no se ha creado todavía el desarrollo suficiente, científico y tecnológico, capaz de satisfacer las
necesidades básicas de sus habitantes, debido a que tales factores y la explotación de la mano de
obra continúan, en lo fundamental, bajo el dominio de los grupos monopólicos nacionales y/o
dependientes del gran capital transnacional.
384. El PCV y otras fuerzas progresistas, estamos planteando una auténtica revolución social,
económica y política, que abra el camino a la construcción del socialismo científico, donde el
trabajo colectivo no sea más usurpado por una minoría explotadora, eleve la calidad de vida del
pueblo trabajador, garantice el desarrollo de las fuerzas productivas, el cambio profundo en las
relaciones de producción, que garanticen al país su soberanía y ponga fin al dominio imperialista y
de los monopolios, y que democratice la vida económica, política y social. Una revolución que
transversalice el poder popular en todas las instancias del Estado y ponga a éste al servicio de las
mayorías pobres y de pequeña y mediana propiedad.
385. La clase obrera, las y los trabajadores en general, son la fuerza fundamental de la revolución
por su papel histórico en la producción, por su cuantía, por su combatividad y organización y por
que le corresponde históricamente impulsarla hacia las transformaciones socialistas. Unida a los
campesinos, constituye la masa de trabajadores alrededor de la cual es posible unir a las capas
medias: estudiantes, científicos, técnicos, trabajadores de la cultura, profesionales y los artesanos,
y pequeños y medianos propietarios. Estas clases y capas tienen interés en lograr los objetivos que
hemos planteado.
386. El enemigo principal de la revolución por la que luchamos es el imperialismo, especialmente
norteamericano y los monopolios, asociados en condiciones de dependencia con dicho
imperialismo.
387. El proceso de fortalecimiento de la clase obrera, necesario para poder desempeñar su rol en
la revolución, debe realizarse en el combate directo para conquistar su unidad y elevar su
conciencia de clase.
388. Es necesario dominar el arte de combinar la lucha reivindicativa diaria con la ideología y la
política para ir consolidando posiciones organizativas y los avances necesarios para derrotar las
ideas reformistas y las de ultraizquierda en los momentos objetivamente favorables.
389. El PCV surgió en nuestro país, como expresión concreta de las luchas de los obreros
petroleros, de los campesinos, de los artesanos, así como de las luchas de los estudiantes
revolucionarios, algunos de los que militaron en Partidos Comunistas hermanos, en el exterior y
otros que recibieron las primeras enseñanzas del marxismo en prisión.
390. El Partido Comunista de Venezuela, en su histórica trayectoria de más de 80 años y desde su
origen, se convierte en factor fundamental para dirigir y llevar a cabo, conjuntamente con sus
aliados, la revolución encabezada por la clase obrera, las y los trabajadores, cuyos intereses
interpreta y asume legítimamente.
391. El PCV, desde su fundación, ha defendido los derechos del pueblo y por ello se enfrentó a la
tiranía gomecista y luego a la represión de López Contreras. Alcanza su legalidad en las
postrimerías del gobierno de Medina Angarita, continuando la organización sindical de obreros y
ligas campesinas, creció en barrios y ciudades y se creó en las universidades al calor de las luchas
estudiantiles, con la Juventud Comunista de Venezuela en la vanguardia, y con el entusiasta apoyo
de sus trabajadoras y trabajadores. Ha sido pionero en las organizaciones populares y femeninas
en nuestro país.
392. Organizamos e impulsamos la lucha popular por las reformas económicas y políticas en
defensa de la clase obrera, las y los trabajadores, desde nuestra fundación y especialmente en el
periodo de la “Junta Revolucionaria de Gobierno” y del breve periodo presidencial de Rómulo
Gallegos.
393. Nuestro Partido se puso al frente de la organización y la resistencia de nuestro pueblo contra
la dictadura de Pérez Jiménez, como parte integrante fundamental de la Junta Patriótica, a la cual
nutrimos de la táctica unitaria de todas las fuerzas políticas y sociales, democráticas y populares,
siendo factor de primer orden en el derrocamiento del dictador y su camarilla, el 23 de enero de
1958.
394. Reconquistadas temporalmente las libertades democráticas, nos vimos en la necesidad de
organizar nuevamente la resistencia, inclusive armada, durante los años 1962 a 1967, combatiendo
contra el gobierno, en defensa de la vida, los intereses populares, la democracia y la paz,
atropellados y sojuzgados por órdenes del imperialismo. En este combate contra los monopolios
extranjeros y la oligarquía local, cometimos errores por no presentarse las condiciones objetivas y
subjetivas necesarias para el éxito del movimiento armado. La derrota sufrida en este terreno,
dificultó los avances revolucionarios de nuestro pueblo, en ese entonces.
395. Analizamos con seriedad, autocríticamente la situación, y retomamos la lucha legal de masas,
superando las fallas ideológicas y los errores. En este periodo de rectificación, se produjeron
importantes desprendimientos en nuestras filas y se acentuó con mayor rigor la dispersión de las
fuerzas de izquierda en nuestro país.
396. Superada la etapa anterior sobrevino la crisis del campo socialista con la desintegración de la
URSS, crisis que se hizo evidente en casi todos los Partidos Comunistas, debido al surgimiento y
proliferación de falsas teorías que daban por hecho el fin de la historia y la perpetuidad del
capitalismo. Sin embargo ante el fracaso de tales teorías y en la perspectiva de producirse la crisis
actual del modelo neoliberal, surgen nuevamente las esperanzas de un mundo mejor.
397. Al acentuarse en Venezuela la crisis mencionada y sobre los hechos históricos del 23 de
enero de 1958, el periodo de la lucha armada de los años 60, la explosión social del 27 de febrero
de 1989, la rebelión militar del 4 de febrero de 1992, se forma la base de opinión nacional que
produce un viraje histórico en 1999, con el triunfo electoral de Hugo Chávez y el subsiguiente inicio
de la etapa de liberación nacional. Se demuestra con ello, que tanto el PCV, como otros sectores
políticos de izquierda, democráticos y populares, pueden encontrar y consolidar la unidad del
pueblo venezolano en la búsqueda de objetivos comunes.
398. A través de toda su historia, el PCV jamás se ha desviado de su lucha intransigente por los
derechos de la clase obrera, las y los trabajadores en general, las y los campesinos, mujeres,
estudiantes, y demás sectores oprimidos y explotados de la sociedad venezolana. Mantenemos
una consecuente lucha contra el dominio de los monopolios extranjeros y difundimos siempre las
ideas del marxismo-leninismo.
399. La Unidad Popular es para los comunistas una concepción estratégica. La clase obrera, como
núcleo de esa unidad, debe consolidar sus alianzas, luchando no sólo por las reivindicaciones de
ella, de las y los trabajadores y demás clases y capas sociales explotadas de la sociedad. 400. El
PCV está consciente de que los partidos políticos y movimientos de izquierda, así como los
sectores proletarios de otras organizaciones, tienen objetivos aspiraciones de progreso y bienestar.
Con todos ellos podemos acordar un programa común para el desarrollo independiente y
democrático de nuestra economía, que posibilite el camino de largo aliento hacia el socialismo
científico en nuestra patria.
401. El PCV se esforzará porque las transformaciones antiimperialistas, antimonopólicas,
antioligárquicas, democráticas y populares, así como el tránsito de Venezuela al socialismo
científico, ocurran con la menor cuota de sacrificios. Para ello nos apoyaremos en la organización
de los trabajadores, sumando todas las fuerzas posibles para lograr que se exprese la voluntad de
nuestro pueblo, reduciendo a la impotencia al enemigo, eludiendo provocaciones, pero no
vacilaremos en utilizar las formas más elevadas de lucha en procura de la victoria para los
trabajadores y el pueblo, para defender las conquistas sociales y políticas, si las clases dominantes
utilizan el fraude o la violencia contrarrevolucionarias y fascistas en sus egoístas intereses de
violentar la voluntad popular.
402. El PCV está consciente de que la sustitución del Estado burgués por un Estado de
democracia socialista es una tarea de gran magnitud, pues ya no se trata del desplazamiento de un
equipo de gobierno, sino la radical sustitución de las clases sociales reaccionarias por otras
progresistas en las posiciones dirigentes de la sociedad. Ello significará liquidar la dominación que
ejercen hoy en nuestro país las clases y capas dominantes –burguesía tradicional y emergente-,
absolutamente minoritaria, sobre la clase obrera y las otras clases y capas de la sociedad. La
construcción de la sociedad socialista científica plantea la necesidad de poner en práctica,
transitoriamente y en reemplazo de la dictadura de clase de la burguesía, la dictadura del
proletariado, nueva y verdadera democracia, ya que está orientada a defender las conquistas y el
poder del pueblo de las agresiones imperialistas y de la clase desplazada de las posiciones de
mando del Estado. La dictadura del proletariado significa atar las manos criminales de los
explotadores desesperados por la pérdida del poder y ampliar las libertades para el pueblo, lo
anterior es genuina expresión de Poder Popular para las y los comunistas.
CAPÍTULO VI
PUNTOS PROGRAMÁTICOS
1) El Estado y los órganos de poder
403. a) El Estado Democrático Popular Revolucionario, constituido por las fuerzas revolucionarias,
democráticas y progresistas, tendrá como tarea central constituir unas relaciones sociales,
económicas y políticas libres y justas, basadas en la soberanía nacional y en una economía
democrática e independiente, al servicio del pueblo trabajador, para lo cual será necesario liquidar
la dominación del imperialismo y de los monopolios locales.
404. b) El nuevo Estado impulsará la democratización de la economía, las mejoras de las
condiciones de vida de los trabajadores; la atención preferente a la familia, la maternidad, la
paternidad y la niñez; la acción contra la discriminación de las mujeres, las y los jóvenes y
ancianos, y todas aquellas normas favorables al pueblo y modificará aquellas disposiciones que
obstaculicen o se opongan en alguna forma a la realización del presente Programa.
405. c) El Estado Democrático Popular Revolucionario, será la expresión institucional del Poder
Popular, basado en la dirección política de la clase obrera, en alianza con las y los trabajadores en
general, de la ciudad y del campo, y las capas sociales históricamente excluidas.
406. d) La Fuerza Armada Nacional, la Reserva Militar y las Milicias Territoriales, estarán al servicio
de los intereses populares y de las transformaciones económico sociales del Estado Democrático
Popular Revolucionario, garantizando la integridad territorial de la Nación y su soberanía. Los
militares profesionales participarán en la vida política, sujetos a las regulaciones de los órganos del
Poder Popular, sin desmedro de sus funciones profesionales. El Poder Popular ejercerá, a través
de mecanismos de seguridad, funciones de prevención del delito y garantizará la seguridad de las
y los ciudadanos.
407. e) El Estado Revolucionario impulsará el desarrollo de una nueva doctrina basada en la
preparación de la sociedad bajo la concepción de la guerra de todo el pueblo.
408. f) El Estado garantizará el disfrute de los derechos y exigirá el cumplimiento de los deberes a
todas y todos los ciudadanos. Se estimulará el ejercicio de la crítica popular a través de las
organizaciones políticas revolucionarias y de masas, para corregir los errores en la administración
pública y la conducción del Estado. Las y los trabajadores serán incorporados de manera efectiva a
las instancias de dirección del Estado, de la economía y
de los servicios públicos.
409. g) Se tomarán medidas radicales contra la corrupción administrativa, en forma tal que se
garantice el castigo severo de las y los culpables y la recuperación de los bienes robados o
hurtados al Estado y a las organizaciones sociales. Se estructurará la participación popular en esta
lucha.
410. h) El Estado garantizará el desarrollo equitativo de las diversas regiones del país, impulsando
el proceso de eliminación de las desigualdades históricas, generadas por el modelo capitalista
impuesto.
2) El capital imperialista y los monopolios locales asociados
411. a) El Estado Democrático Popular Revolucionario nacionalizará y prohibirá el capital
imperialista y el de los monopolios a él asociados, manteniendo control estricto de capitales
internacionales que se inviertan en aquellas industrias y ramas de la producción que expresamente
se determinaren, en defensa de la soberanía frente a las intervenciones extranjeras.
412. b) Camuflar el capital extranjero, así como toda clase de prácticas monopolistas, se
considerará delito económico.
413. c) Se compensará a los pequeños accionistas de las empresas que se nacionalicen, en los
casos en que la planificación estatal lo establezca.
414. d) El Estado basará su orientación económica en el impulso de tres áreas de la economía: la
estatal, fundamentalmente para las industrias básicas; la mixta, con capital estatal y privado; y, el
capital privado, al cual se le delimitará su campo de acción.
3) Industrias Básicas
415. a) Se profundizará la nacionalización en todos los aspectos de la industria petrolera, para
terminar la dependencia establecida por los contratos de asistencia tecnológica, de
comercialización y transporte. Se diversificarán los patrones de refinación del petróleo. Se orientará
la utilización del petróleo hacia la elaboración creciente de derivados petroquímicos, sustituyéndolo
en el campo energético por otras fuentes de energía existentes en el país.
416. Se continuará impulsado la explotación de la Faja Petrolífera del Orinoco y los estudios e
investigaciones necesarias para dominar una tecnología propia. Procederemos de acuerdo con los
intereses del país y no apremiados por los requerimientos de los monopolios internacionales.
417. Se fortalecerá la empresa única de petróleos con departamentos específicos de extracción,
refinación, comercialización y mercadeo.
418. b) Se adoptarán medidas fortalecer el procesamiento del hierro y el acero en Venezuela, para
que las empresas estatales controlen directamente su transporte y comercialización, así como de
los derivados industriales básicos, de manera de facilitar al Estado la instalación de fábricas de
maquinaria pesada.
419. c) Se impulsará la industria nacional del aluminio en todas las fases de extracción o
importación de la bauxita, de procesamiento de mineral, de elaboración del aluminio metálico y de
los laminados, garantizando la adquisición o creación de tecnologías convenientes de cualquier
origen.
420. d) El Estado desarrollará planes de explotación de las riquezas carboníferas, con equilibrio
ecológico, para utilizar el carbón como fuente de energía y como complemento de la industria
siderúrgica y otras.
421. e) El Estado intensificará y reorganizará sin la intervención de capitales privados las demás
riquezas naturales como oro, diamantes, cobre, níquel, materiales radioactivos y materias para la
industria química.
422. f) Serán de propiedad estatal, en su totalidad y en todo su proceso, las empresas de
producción y distribución de energía eléctrica y se pondrá en práctica un plan integral de utilización
progresiva del potencial termo e hidroeléctrico del país y para el desarrollo de otras fuentes de
energía como las del mar, del viento, del sol y del átomo. Se incrementará la producción de energía
eléctrica, privilegiando las fuentes que menos impacto negativo ocasione al ecosistema.
423. g) Se planificará el desarrollo de la industria pesada para producir barcos, aviones, satélites,
camiones, tractores, maquinarias, herramientas, etc.
4) Institutos financieros y grandes empresas industriales de transporte y comercio
424. a) Se fortalecerá el control de cambio. Se nacionalizarán los bancos privados, las compañías
aseguradoras, financieras e institutos hipotecarios y de créditos.
425. b) Se nacionalizará en su totalidad la aviación comercial, para impulsar el desarrollo de las
rutas nacionales e internacionales, ampliar los convenios recíprocos con las líneas aéreas de otros
países y dar un buen servicio al público.
426. c) Se fortalecerá la industria de la construcción naval y la aeronáutica, a fin de producir las
unidades necesarias para la Flota Mercante Nacional, la Flota Pesquera Nacional y las exigencias
del transporte petrolero y aéreo.
427. d) Se impulsará la construcción de una red nacional ferrocarrilera electrificada en la mayor
medida posible, que enlace a las principales ciudades, centros industriales y agropecuarios del
país.
428. e) Se ampliará y mejorará la red de carreteras nacionales para comunicar la mayor cantidad
de ciudades y pueblos y se incrementarán las vías de acceso a todos los sectores agrícolas y
pecuarios del país.
429. f) Será desarrollado ampliamente el transporte fluvial y lacustre, mediante el control progresivo
de los ríos, la ampliación de los cauces y la construcción de canales.
430. g) Se nacionalizará el transporte inter-urbano y se desarrollará en las grandes ciudades el
sistema de transporte público masivo, basado en metro y autobuses.
431. h) Se nacionalizarán los monopolios de producción y comercialización de los productos de
consumo masivo, para garantizar el abastecimiento a la población, el control de los precios y la
soberanía alimentaria.
432. i) El comercio exterior tendrá el control total del Estado, eliminando a los intermediarios.
5) El territorio, las transformaciones agrarias, los recursos naturales renovables y la defensa del
medio ambiente
433. a) El Estado Democrático Popular Revolucionario, realizará profundas transformaciones en el
campo a fin de liquidar el monopolio de la tierra, resolver los problemas económicos y sociales del
campo venezolano y reorganizar la producción agropecuaria sobre nuevas bases para lograr en
primer término el abastecimiento adecuado de la población.
434. b) Serán expropiadas sin indemnización las grandes extensiones de tierra que se encuentran
en manos de terratenientes o grandes burgueses agrarios, nacionales y extranjeros. Se limitará el
derecho de propiedad de la tierra de acuerdo con las condiciones geográficas y naturales y se
respetarán las propiedades de los pequeños y medianos productores capitalistas.
435. c) Se organizarán haciendas, hatos y complejos agroindustriales estatales cuando las
necesidades económicas y sociales lo exijan para darle una base estable al futuro desarrollo
socialista en la agricultura. Se desarrollarán de la misma manera organizaciones campesinas de
carácter colectivo y asentamientos para entregar la tierra de manera individual o colectiva a
quienes así lo soliciten y entre los campesinos que la trabajan.
436. d) A fin de establecer una agricultura intensiva, tecnificada y de gran productividad, el Estado
promoverá la ejecución de amplios programas de investigación agrícola de preparación masiva de
los campesinos en el manejo de las técnicas agropecuarias, de construcción y ampliación de obras
de riego, de organización de estaciones de máquinas, de desarrollo de un efectivo sistema
crediticio, de construcción y ampliación de una red de silos y creación de centros de acopios, de
construcción de una amplia red de caminos vecinales, organización de un sistema de mercadeo y
la construcción de poblados rurales con escuelas, asistencia médica, centros culturales y
deportivos y servicios de agua, luz y disposición de aguas servidas y desechos.
437. e) No se permitirán los bosques y aguas de propiedad privada, a fin de que la explotación de
la madera y otros productos silvestres se realicen solamente por medio de empresas del Estado
técnicamente operadas y puedan protegerse los recursos naturales renovables, racionalizando su
uso.
438. f) Se creará una Flota Pesquera Nacional, que ejerza el control de la pesca de altura y de
arrastre en condiciones técnicas de buen manejo y conservación. Se prestará toda la ayuda técnica
y crediticia a los pescadores pobres estimulando su organización en cooperativas, así como en la
creación de granjas marinas. Se impulsará la creación de empresas, laboratorios y preparación de
personal técnico para el desarrollo general de la pesca e industrias del mar. Será nacionalizada
toda la industria camaronera.
439. g) Se dotará al país de una legislación completa que garantice un buen aprovechamiento y
manejo de los recursos naturales renovables, así como su conservación y defensa. Se ordenará el
territorio para determinar las áreas agropecuarias, las áreas de desarrollo industrial, de recreación
y de vida silvestre y su correspondiente zonificación. Se recuperarán las áreas afectadas por la
degradación y la contaminación y se adoptarán medidas para que las industrias no contaminen el
medio ambiente.
440. El mejoramiento y la defensa del medio ambiente será labor prioritaria del Estado y toda la
sociedad.
441. h) Se realizará un reordenamiento del país, a fin de adaptar la división político territorial a las
necesidades de la población, la economía y al desarrollo de ejes y polos de atracción
racionalmente ubicados en el territorio nacional.
6) Condiciones de vida de los trabajadores, mujeres, niños, niñas, adolescentes y ancianos. Los
indígenas
442. a) El Estado Democrático Popular Revolucionario tenderá al mejoramiento progresivo de las
condiciones de vida de las y los trabajadores, mujeres, niños, niñas, adolescentes, ancianos y la
población indígena.
443. b) El Estado impulsará mejoras sustanciales en el nivel de vida de los trabajadores de la
ciudad y del campo. Se garantizará el pleno empleo, un salario suficiente, se tomarán medidas
para defender el ambiente laboral y hacer integral y eficiente la atención médico asistencial de las y
los trabajadores.
444. c) El Estado creará las condiciones necesarias para cumplir los justos anhelos de la mujer de
igualdad política, económica, social, jurídica y hacerlos realidad. Se profundizará la erradicación de
toda discriminación basada en el sexo. Se generarán las condiciones para que la mujer pueda
participar plenamente en la dirección del Estado y la planificación de la economía.
445. d) El Estado tomará todas las medidas legales y prácticas para que se respeten y apliquen los
derechos del niño, niña y adolescente.
446. e) Se garantizarán los derechos de la juventud al estudio, al trabajo, al deporte y la cultura. Su
derecho a participar en la dirección del Estado y en la planificación de la economía. Se asumirán
enérgicas medidas para eliminar las influencias nocivas en la formación de niños, niñas y
adolescentes.
447. f) El Estado garantizará las medidas para que todos los trabajadores y trabajadoras disfruten
de una vejez segura y tranquila mediante la jubilación y la creación de condiciones especiales de
trabajo y de vida para las y los ancianos.
448. g) El Estado garantizará, en mayor profundidad, a los y las indígenas el status de
comunidades autónomas nacionales con derechos especiales dentro de la Constitución y como
ciudadanos venezolanos. Las comunidades indígenas seguirán gozando del derecho a mantener y
desarrollar su cultura y formas de vida y sus creencias ancestrales, su propia lengua y a fomentar
sus economías propias, impidiendo la invasión de sus territorios por agentes extranjeros.
7) La educación, la salud, la vivienda, el deporte, la recreación y la cultura
449. a) Se nacionalizará totalmente la educación y ésta será impartida de manera gratuita a toda la
población, mediante el sistema de becas, transporte, comedores, bibliotecas, atención médica,
residencias y dotación de textos y materiales. El objeto de la educación será el desarrollo integral –
físico, intelectual, moral y estético– del ser humano, para que los venezolanos construyamos una
vida cada vez más libre y justa. La educación mantendrá una orientación laica, antidogmática y
científica, ligada a la investigación, la práctica social y la actividad productiva.
450. El sistema educativo se estructurará de modo que coordine la educación juvenil y la de
adultos; unifique la calidad de la enseñanza en toda la Nación y a todos los niveles; cubra la
totalidad de la población escolar, incluyendo la que requiere atención especial; asegure la
formación óptima, el desenvolvimiento continuo y la realización plena de los educadores, así como
la actualización periódica de los programas y métodos; impedir el analfabetismo; elevar
progresivamente el nivel mínimo de instrucción; garantizar la orientación vocacional de las y los
jóvenes y la capacitación completa de las y los trabajadores, y crear las condiciones para la
educación ininterrumpida de los ciudadanos.
451. Para que el sistema educativo pueda profundizarse y alcanzar estas metas recibirá el auxilio
organizado y permanente de los medios de comunicación masiva, las organizaciones sociales y
todo el conjunto de la sociedad.
452. b) Se impulsará la investigación científica y tecnológica mediante el incremento de institutos
especializados, para que el país resuelva problemas que le son propios y vaya logrando
progresivamente su independencia en este campo en el cual la dominación imperialista es elevada.
453. c) Se garantizará el funcionamiento del Servicio Nacional de Salud médico odontológico, para
garantizar asistencia gratuita y eficiente a toda la población. Se intensificará la medicina preventiva.
Se controlará el ejercicio de la medicina privada a fin de asegurar costos accesibles, hasta culminar
en su total socialización. Se nacionalizará la industria y la comercialización de los equipos e
implementos médicos.
454. d) Se enfrentará planificadamente el problema de la vivienda, tomando en consideración la
carestía de las tierras urbanas y los precios de los alquileres. Se organizarán las masas para
adelantar proyectos de construcción, reubicación y refacción de viviendas en todos los barrios de
las grandes ciudades y las zonas urbanas y rurales. Se profundizarán planes para garantizar que
toda familia posea una vivienda digna.
455. e) El deporte y la recreación recibirán toda la atención que merecen para garantizar el
desarrollo sano y armonioso del ser humano. Se propenderá a establecer el deporte de masas.
456. f) Se incrementarán todos los medios necesarios para la creación artística y literaria, liberando
la cultura venezolana de las nocivas influencias que ejercen sobre ella la moral burguesa y los
intereses imperialistas. Se crearán las facilidades para que el trabajador de la cultura pueda
dedicarse a su oficio y vivir de él. La cultura para las masas será una realidad. Se estudiarán y
concebirán los medios y mecanismos necesarios para que la población participe en la vida cultural
del país.
457. g) Los medios de comunicación social se pondrán al servicio de la formación cultural del
pueblo, de la educación y del desarrollo independiente del país.
8) Política Exterior
458. a) El Estado Democrático Popular Revolucionario profundizará el desarrollo de relaciones con
todos los países y pueblos del mundo, sobre la base de la coexistencia pacífica, el respeto mutuo y
la autodeterminación de los pueblos. Reforzará los nexos con todos los países socialistas y con los
países liberados de la dominación imperialista.
459. b) Se profundizará la activa política a favor de la paz mundial, del desarme y de la distensión
internacional.
460. c) Se fortalecerá la posición firme contra la proliferación y por la eliminación de las armas de
destrucción masiva, incluyendo las basadas en la energía nuclear. Ésta se desarrollará
exclusivamente como energía alternativa y para uso pacífico, especialmente en la ciencia médica y
en la investigación.
461. d) Se profundizarán los procesos de integración en la América Latina y el Caribe, sobre la
base de la defensa eficaz de los intereses nacionales comunes de nuestros pueblos frente al
poderío de las transnacionales y de las diversas agencias económicas del imperialismo, tales como
el Fondo Monetario Internacional, el Banco Mundial, el Banco Interamericano de Desarrollo y otros.
462. e) Venezuela denunciará el Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca (TIAR),
continuará el rechazo de las injerencias de la CIA y otros cuerpos policiales yanquis, y no
participará en maniobras militares pro-imperialistas, radicalizará la denuncia de la injerencia a
través de agencias como la USAID y las ONG en los asuntos internos del país.
463. f) Seguirá propiciando el arreglo pacífico de las controversias con Colombia, dentro de un
espíritu bolivariano y mantendrá su renuncia a toda política de fuerza contra Guyana y de
presiones sobre otros pueblos de la región caribeña.
464. g) El Estado Democrático Popular Revolucionario contribuirá a la transformación y
fortalecimiento de la Organización de las Naciones Unidas y respaldará las decisiones justas de
todos sus organismos, así como no apoyará las resoluciones para incrementar las intervenciones
militares imperialistas, exigirá el cumplimiento de las resoluciones que condenan el bloqueo contra
Cuba socialista y las que se han adoptado para beneficio del pueblo palestino.
465. h) Se luchará contra el racismo, el sionismo, todo sistema de segregación racial y cualquier
otro tipo de discriminaciones entre los seres humanos.
466. i) Se profundizará una activa política de solidaridad con los movimientos de liberación nacional
y las luchas de los movimientos obreros y populares por sus justas reivindicaciones, enmarcado en
el internacionalismo proletario.
XIV Congreso del PCV, Caracas, 03 de septiembre de 2011