jueves, 7 de julio de 2011

En honor al Camarada Guaicaipuro Rivas

Donde te encuentres, canta a viva voz

HERMES FLORES
En honor al Camarada Guaicaipuro Rivas
Es una condición natural de un revolucionario que la muerte se encuentre siempre cerca de él con su amplio manto, sombrío y silencioso. Y aunque tratamos de lidiar con ella y de prepararnos para enfrentarla de la mejor manera, generalmente nos toma por sorpresa. Y nos destroza el alma de impotencia al llevarse nuestros seres queridos sin darnos tiempo reaccionar.
Dijo un camarada en una ocasión, cuando le ofrecían condolencias: “No me jodan diciéndome que mi hermano se marcha hacia tierras lejanas y que allá vivirá mejor, porque no hay mejor lugar para alguien que ese donde están sus seres queridos”, y quizás, dentro de su dolor, no le faltaba razón. Porque lo que más nos duele es la ausencia, la certeza de que esa persona ya no estará más entre nosotros.
Pero como quiera que sea, lo que no tiene lugar a dudas es que hay personas que tienen la virtud de dejar huellas imborrables por donde han transitado, que más allá de la presencia física, de alguna manera, siempre están presente entre nosotros y en cualquier lugar donde les toque llegar, se presentan con la frente en alto y convencidos de su deber.
Es así como recuerdo a Guaicaipuro, siempre sobrio, humilde y solidario, compartiendo una torta de plátanos en una Conferencia; gritando consignas con la dignidad que dan las luchas revolucionarias. Y así vuelve a esta tierra, entre la neblina, en el horizonte difuso y verde donde combatió y seguirá combatiendo. Pero esta vez empuñando un manojo de esperanzas.
Luchó y murió por su patria, fiel a sus principios, cumpliendo con su deber. Y eso siempre lo recordaremos con tristeza, porque la muerte de un hombre bueno, la partida de un camarada, siempre es una pérdida irreparable y como revolucionarios albergaremos siempre ese doloroso sentimiento.

Un canto, una bandera, un silencio, una lágrima, un pensamiento ausente, una oración, una flor al pie de la tumba, símbolos eternos que lo mantendrán unido por siempre a esta tierra que lleva su nombre: GUAICAIPURO…